...EN ELLA ENCONTRARAS LA HISTORIA DE UNA CIUDAD EN INVESTIGACIONES PROFESIONALES Y MINUCIOSAS REALIZADAS POR SU CREADOR
LIC. ANTONIO J. SALDIVIA LANDAETA



lunes, 5 de diciembre de 2011

Jesús Yépez " Nomás " un promotor deportivo y comerciante Tocuyano


Don Jesus Yepez Nomas
  Jesús Yépez Nomás fue un humilde tocuyano que nace el 7 de junio de 1901, hijo de María Antonia Yépez y José Ignacio Pargas. Desde muy temprano se dedica a la actividad comercial, llevando sus productos de telas y enseres femeninos a lugares recónditos del municipio Morán y de otros como el municipio Torres.Jesús Yépez fue Promotor del béisbol, voleibol, ciclismo, bolas criollas, entre otras disciplinas deportivas.

     En este último, concretamente en la población de Atarigua, conoce a la que sería su esposa, Herminia Rosa Rodríguez, mujer de extracto campesinos e indígena, quien nació el 15 de julio de 1906, pequeña de tamaño, pero de gran carácter y corazón que fue bastión fundamental en la vida de Yépez Nomás. La familia de Herminia se muda al Cerrito, caserío cercano a El Tocuyo y al casarse se trasladan a esta ciudad. Del matrimonio Yépez Rodríguez se formaron seis (6) hijos: Olinda, Ana Pastora, Jesús María, Carmen Teresa, Régulo y Rafaelito.

     Ya en los años 30 da inicio a sus negocios comerciales en el área de restaurantes, entre estos negocios estuvieron el célebre Tabarín, venta de licores que sufrió con el terremoto de 1950, anterior a éste tuvo el Bar Victoria en las adyacencias del hoy Cine Carvajal. Después del terremoto se muda a la avenida Fraternidad frente al Cine Miraflores (actualmente Arepera El Tamunangue de Goyo) donde vive y monta su restaurante con el nombre de El Sismo.
Allí su compañera Herminia se dedica a elaborar las acemitas, que Jesús Yépez vendía en los caseríos y bodegas. Sus últimos años los pasa en la casa ubicada en calle 8 con carrera 11, donde continuó con el restaurante Las Delicias.

Toda su vida vivió de lo que produjo sus actividades comerciales, aunque fue miembro fundador de Acción Democrática, fue concejal y ocupó varios cargos directivos, todos fueron ad honorem. Fue un servidor público a carta cabal, nunca vivió ni se aprovechó del erario público, por el contrario de su dinero patrocinaba clubes locales y a deportistas.