...EN ELLA ENCONTRARAS LA HISTORIA DE UNA CIUDAD EN INVESTIGACIONES PROFESIONALES Y MINUCIOSAS REALIZADAS POR SU CREADOR
LIC. ANTONIO J. SALDIVIA LANDAETA



jueves, 5 de junio de 2014

El centro social y cultural de Damas de El Tocuyo 1927 - 1950


Fue fundado por Isabel de Torrealba, El 13 de noviembre de 1927 el Centro Social de Damas, cuyo objetivo  fundamental era el de impulsar la cultura y llevar a cabo actos filantrópicos en la sociedad tocuyana. y funcionó hasta los  años cincuenta, convirtiéndose en uno de los más importantes centros de  beneficencia y de acción social de la localidad, conformados por las damas de las  familias mas acaudalas de la sociedad tocuyana.

      Primera presidenta: Adelaida  Orellana, vice-presidente Romelia Lozada, otras miembros: Carmen Oberto,  Magdalena Garmendia, Romelia Felice, María Rodríguez, Flor de Mesa Tamayo,  Isabel Teresa Sequera. En 1936, el Centro Social de Damas era presidido por  Emilia de León, primera vicepresidente Blanca de Rodríguez, segunda vicepresidente Mercedes Tamayo, secretaria de actas Lola Morles de Sequera,  secretaria de correspondencias Alcira Guédez, tesorera Chavel Carrillo,  bibliotecaria Rita Guédez.  

Así por ejemplo, en septiembre de 1932, se efectuó una importante velada en el  Teatro Municipal de El Tocuyo a cargo del presbítero Bachiller Juan de Dios  Losada y un concierto a cargo de Carlos Bujanda, José Ángel Rodríguez López  bajo la dirección de Lino Zarate Bracamonte. De esa famosa velada artística  literaria fueron recabados 885 bolívares, que según publicación de la tesorería en  el Período el Arado, se destinarían 500 bolívares a la junta encargada de la  reparación de la Iglesia Inmaculada Concepción y los restantes 385 bolívares para  el desarrollo de dicha sociedad de damas. 

Entre las múltiples actividades llevadas a cabo por esta asociación estaba la  organización de peñas literarias, conciertos, festivales, ferias culturales, donde se  resaltaban –fundamentalmente- las destrezas de la mujer morandina.  No cabe la menor duda de que el centro Social de Damas se convirtió por algunos  años en uno de los medios más importantes de la cultura de la mujer de la élite y  el único capaz de organizar actividades para tales fines. De esa manera, el 25 de  septiembre de 1932, Agustín Gil Gil en el periódico “El Arado, escribió un articulo  titulado “SEMBRANDO IDEAS”, donde le propone al Centro Social organizan una  feria de industrias femeninas regionales

“...en el cual puedan concurrir todas las mujeres del distrito que  elaboren algún producto de posible aprovechamiento comercial tales  como amasijos, pastelería, confitería, frutas en conserva, flores  naturales, de papel, tela y cera, tejidos, bordados, camisas, corbatas,  etc. Conviene que todo se ofrezca en venta a precios regulares para  poder conseguir fines prácticos...” (El Arado N.64.Año 1932)

Agustín Gil Gil, pensaba que la región tenía suficientes productos que podían ser  aprovechadas para la comercialización en otras latitudes nacionales, y que dicho  productos podían explotarse mediante compañías anónimas o con otros nombres.  Pensaba además que, este tipo de mercancías podían llevarse a la capital o al  Táchira por el sur con bastantes posibilidades de éxito. Todas estas ideas fueron  acogidas por el Centro Social de Damas y en dicho proyecto fueron  comprometidos a diversos sectores de la sociedad morandina, pero muy  especialmente a la población femenina.  Seguidamente, el 27 de octubre de ese mismo año, el Centro Social anunció las  bases iniciales para un concurso con el propósito de “...estimular la labor industrial  e intelectual de la mujer tocuyana”. Entre los requisitos estaba el que la obra – industrial o artística- pudiera contribuir con la subsistencia personal o familiar, al  mismo tiempo que enriqueciera el patrimonio artístico y literario venezolano. De  esta forma quedaban contempladas no sólo manufacturas sino también piezas  musicales y creaciones artístico-literarias.

Entre otras actividades, el Centro Social de Damas de El Tocuyo, realizaba una  fiesta anual para los niños pobres- generalmente en diciembre- agasajando a no  menos de 300 de ellos. En la realizada el 25 de diciembre de 1932, las palabras  de clausura estuvieron a cargo del poeta Roberto Montesinos y de cuyo discurso  mostramos el siguiente fragmento:

...pobres madres y pobres hijos de un desequilibrio social,  incomprensibles en las democracias suramericanas y solamente  marcado en el brutal egoísmo de torpes sobrevivencia enfrentadas con cráneos sin ideales y corazones sin nobles sentimientos...el hijo;  misteriosa interrogación que contada por Guillermo Valencia, en un  nido de amor será paloma y en un hueco de dolor serás serpiente...y  para vosotros, oh niño!, el cuento de hadas, la canción de cuna y el   beso de vuestra madre en la frente como lucero en el agua dormida.(El  Arado 5 de enero de 1933).



  No cabe la menor duda que el Centro Social de Damas desplazó en importancia  por un tiempo al Club Concordia, debido a las múltiples actividades a fin de  rescatar fondos para actividades de beneficencia y para funcionamiento propio. Si  bien dicho centro estaba conformado en su mayoría por mujeres , y por tanto, ser  visto como una organización elitista, pero no por ello podemos negar que las  iniciativas surgidas en el seno de la misma tendieran a beneficiar a otros sectores  de la población y que en la actualidad sean sólo una historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada