jueves, 15 de noviembre de 2018

Vista de la ciudad de El Tocuyo 1866 primera imagen ilustrativa de El Tocuyo ; realizada en técnica de acuarela por ; Romón Bolet Peraza

Acuarela "Vista de la ciudad de El Tocuyo" 1866
.
   El “Museo venezolano”es una publicacion que  contiene dibujos de Ramón Bolet, editado por BOLET HERMANOS con la colaboración de la litografía de Henrique Neun, Caracas, 1866
 Ramón Bolet Peraza fue un destacado pintor e ilustrador (1836-1876). Hijo del ilustre médico Nicanor Bolet. Junto con su hermano Nicanor Bolet Peraza publicó en Barcelona seis números de “El Oasis”, con litografías en blanco y negro. En el “Museo venezolano” se empleó la técnica denominada cromolitografía a color. 
Fue amigo de James Mudie Spence, quien le invita a realizar estudios de perfeccionamiento en Manchester, Inglaterra, lugar donde fue discípulo de John Ruskin. Ramón Bolet se destacó en la acuarela y en las cromolitografías a color. En 1873 permaneció en el Reino Unido durante ocho meses y expuso 150 obras en la Sociedad Literaria y Filosófica de Manchester.
 El “Museo venezolano, sin duda alguna, es una obra extraordinaria. En ella se pone de manifiesto el deseo de este artista de mostrar las más modernas técnicas para ilustrar obras. En esta obra retrató numerosos paisajes y ciudades venezolanas de aquel tiempo, muy unido a elementos que caracterizaban la cotidianidad de la época.

   
   También retrató personajes de su tiempo. Entre las imágenes que forman parte de esta obra podríamos citar: La Vista perspectiva de la Iglesia de la SMA: TRINIDAD, según el plano adoptado para su reedificación (Caracas); Templo de San Juan de Dios (La Guaira); El Saman de Güere; Lago de Valencia; Vista de Puerto Cabello (tomada frente de Paso Real); Vista tomada en Barquisimeto (desde el puente Libertador); Quebrada de Humocaro; Vista de la Ciudad de El Tocuyo, entre muchas otras imágenes, que hacen de estas litografías piezas invalorables de nuestras artes gráficas.



sábado, 10 de noviembre de 2018

GOLPE TOCUYANO genero folklorico oriundo de El Tocuyo

   
Edinio Torrealba "Viejo Roble Tocuyano"
“es completamente diferente en su estilo y estructura al vals venezolano, al golpe Tuyero, al corrío llanero y al joropo”, y coinciden en el tiempo de tres por cuatro, pero éste no se baila y nunca es interpretado por mujeres, porque ha estado reservado durante siglos a los hombres, cosas que han cambiado en las últimas décadas y de acuerdo al momento que lo requiera.

Dr. Carlos Bujanda Yepez


    Aire o estilo  musical convertido en un genero  oriundo de la región centro-occidental de Venezuela, mayoritariamente de los estados Lara y Yaracuy. Es interpretado por una variedad de cordófonos (cuatro, medio cinco, cinco y seis), que junto con tambora y maracas producen una sonoridad única entre los joropos venezolanos. Caraota, Ñema y Taja es el conjunto musical más prolífico en la interpretación de este género. Famosos golpes tocuyanos son Amalia Rosa, Gavilán tocuyano, Ramoncito en Cimarrona, etc.

     Su origen se puede establecer en la mezcla étnica que significó la Colonización Española, que junto al aporte indígena y el elemento africano, dieron como base al nacimiento de este estilo musical. El Tocuyo fue la primera ciudad fundada tierra adentro en Venezuela y la primera ciudad que tuvo un asentamiento más o menos ordenado en los primeros años de la colonización del territorio venezolano. Para el año 1620, con Francisco de la Hoz Berrio y Oruña, comienza el verdadero proceso de colonización en territorio venezolano, siendo El Tocuyo un elemento clave para la expansión de la corona española, en lo que es hoy dia el Centro-Occidente de Venezuela (LLanos y Pie de Monte Andino.

      Esta importancia tuvo su manifestación en diferentes ámbitos: Artesanía (Tela Tocuyana y sus Centenarios Telares), comida (Acemita, Pan de Tunja, Catalinas o Cucas, Pan de Horno entre otros); Artes Plásticas (Pintor Barroca del Tocuyo de Tipologia Religiosa), y música con el Golpe Tocuyano y el Tamunangue del día de San Antonio de Padua.

     Es destacable, que en el ámbito nacional venezolano fue doña Adilia Castillo, la que dio a conocer el Golpe Tocuyano con la pieza: ¡Ah Mundo Barquisimeto!!!

FORMA MUSICAL

El Golpe Tocuyano se toca a ritmo de 6/8. Su instrumentos son: El cuatro estilo Monterol, el cinco, el medio cinco, el cuatro de 5 cuerdas que hace el papel de octava, las maracas, la tambora.

El Golpe Tocuyano se canta básicamente a dos o tres voces; sus melodías se van intercambiando entre los cantores. En algunas piezas musicales existen combinaciones y tiempos que son característicos en la música campesina. Destaca en este ritmo la combinación de Seis por Ocho y Tres por Cuatro.

Este ritmo vivaz y cadencioso oriundo de esta región, según el historiador Carlos Bujanda Yépez, “es completamente diferente en su estilo y estructura al vals venezolano, al golpe Tuyero, al corrío llanero y al joropo”, y coinciden en el tiempo de tres por cuatro, pero éste no se baila y nunca es interpretado por mujeres, porque ha estado reservado durante siglos a los hombres, cosas que han cambiado en las últimas décadas y de acuerdo al momento que lo requiera.

VARIEDADES DE GOLPES TOCUYANOS

   Hay variedades de Golpes Tocuyanos, de acuerdo a algunas regiones del estado Lara donde se ejecuta. Los investigadores del folklore establecen una notoria diferencia entre el golpe Tocuyano folklórico cantado en El Tocuyo y el Golpe de Curarigua: el cantado en Curarigua es lento y tan parecido a los golpes interpretados en la zona de Los Boros, candencioso rítmicamente combinado con charrasqueos de cuatro que lo hace muy rítmico.
El Golpe ejecutado en El Tocuyo es el verdadero y auténtico, es ágil, vivaz y rítmicamente rápido, manteniéndose original durante siglos, aseguran ellos. El Golpe nace en El Tocuyo y por lo tanto es “Tocuyano”, así como fueron esos pueblos hijos de este lar y representaron nuestra jurisdicción, sentencia el investigador Antonio J. Saldivia.

EL PRIMER GOLPE TOCUYANO

    Uno de los golpes tocuyanos más antiguos, según los cronistas es el titulado “La Flor del Cacao”, que data de mediados del siglo XIX, y se puede considerar como uno de los golpes más viejos, pertenecientes al folklore larense y de Venezuela.
“Al hablar de las manifestaciones iniciales de tal inquietud en los albores de la Ciudad Madre, hemos de tomar en cuenta su condición social, ya que en esta ciudad se han mezclado las distintas influencias euro-españolas y africanas traídas de allá y que el conquistador sembró en nuestro suelo”, se reseña en el sitio https://eltocuyohistoriacolonial.blogspot.com/…/historia-de…
En el siglo pasado solamente el pueblo cultivaba la música –la burguesía lo ignoraba y rechazaba- pero a partir de los años 40 la música de El Tocuyo tuvo un gran auge y notables tocuyanos, entre ellos el doctor José Rafael Colmenares y luego el Profesor Raúl Colmenares la dieron a conocer y la difundieron a nivel nacional.
Andando el tiempo, esas influencias fusionadas con lo autóctono, que eran las manifestaciones y rituales de los aborígenes y su sentir, dieron origen a un mestizaje que derivó en la gama de sentimientos que perfilarían los genuinos rasgos de la musicalidad larense.
Producto de ese encuentro entre los elementos culturales autóctonos y los traídos de Europa y África se engendró una gran riqueza en manifestaciones culturales, tales como música y danza que luego estructuró lo propiamente criollo. A partir de allí las manifestaciones festivas de la colonia se fueron incorporando al folklore tocuyano, notándose hoy en día un gran valor en lo que a música se refiere, lo cual ha sido tradicionalmente una disposición innata del tocuyano.

EL TOCUYO Y SU RIQUEZA MUSICAL

En el valle de El Tocuyo nacieron diversas expresiones folklóricas, siendo las primeras las de carácter religioso: El Son de Negros en honor a San Antonio de Padua; la Zaragoza, llamada también baile de los locos o de los Santos Inocentes; las Salves o Velorios de la Cruz de Mayo y el San Pascual Bailón.
Entre las manifestaciones folklóricas de carácter popular figura en primer lugar el Golpe Tocuyano, que según la queja de los nacidos en El Tocuyo, “se quiere desconocer su origen”; y las danzas del Tamunangue.
Y también nació la expresión orgullo de los nacidos en El Tocuyo, el Golpe Tocuyano, “del cual se quiere desconocer su origen”, para disgusto de los tocuyanos. El quehacer musical de El Tocuyo lo ubican los investigadores de la música larense en los inicios del siglo XVII, fecha para la cual esta ciudad fue centro de gran importancia político-económica dentro del ámbito provincial, e incluso fue de hecho aunque no de derecho, capital de la Provincia de Venezuela.
En el ubérrimo valle del río Tocuyo, la ventajosa posición de esta ciudad, hizo que por este valle transitaran muchos pobladores de zonas adyacentes y que ésta era la única vía de acceso desde Barquisimeto hacia la región andina: Trujillo y Mérida.

• Antiguas referencias ubican los primeros latidos de este acontecer musical en El Tocuyo, en los umbrales del siglo XVII. Para esa época la ciudad, actual Capital del Municipio Morán, fue centro de gran importancia político-económica dentro del ámbito provincial, e incluso fue de hecho aunque no de derecho, Capital de la Provincia de Venezuela.

sábado, 3 de noviembre de 2018

Juan Ceferino Castillo Un gran maestro ...que se sembró e El Tocuyo


Br. Juan Ceferino Castillo "El Bachiller Ceferino"

      Nació en Guama, estado Yaracuy el 26 de Agosto de 1912. Hijo único de Adelaida Castillo y Eusebio Silva. Estudió primaria en la Escuela Federal Graduada José Tomás González, entre los años 1926 a 1931 en  Guama Estado Yaracuy.
   A los 20 años de edad se desempeña por su propia iniciativa, como maestro rural en Chivacoa, Camunare, Sabana de Parra, Boca de Aroa y Guama, enseñando a leer y a escribir a los jóvenes campesinos de esas zonas rurales del Estado Yaracuy. En el año 1938 fue egresado del Primer Instituto de Mejoramiento organizado por la misión rural Nº 7 de Guama, Estado Yaracuy.

    Posteriormente asiste a cursos libres de perfeccionamiento de matemáticas, lenguaje, ciencias sociales y ciencias naturales. En 1943, en Guatire conoce a Encarnación Negrín y contrae matrimonio el 2 de enero de 1950 obteniendo allí el fruto de cuatro hijos tocuyanos: Hernán José, Rosario Adelaida, Gladis Coromoto y Jorge Luís.

     En 1949 comienza a trabajar como maestro en el Grupo Escolar República Dominicana y desde allí es conocido popularmente en nuestra tierra como el “Bachiller Ceferino”. Este insigne hombre fue un ejemplo para la comunidad y  la colectividad de la ciudad larense por su vocación y mística en el cumplimiento de sus obligaciones como maestro. Se destacó por el método de enseñanza de las matemáticas. Las clases eran  canciones que los alumnos se aprendían y repetían de memoria estando allí un fructífero aprendizaje. Sumamente estricto en la creación de hábitos de trabajo y de disciplina en sus estudiantes.

    En agosto de 1983, viaja a Inglaterra y recorre algunos países europeos  en compañía de su hijo mayor quien se desempeñaba como diplomático venezolano en Londres. El 12 de febrero de 1984, participa en un concierto sinfónico de la Coral de El Tocuyo, con motivo del IX aniversario de la Orquesta Juvenil de Venezuela “Juan José Landaeta” y el 12 de junio de 1987 `participa nuevamente con esta coral en un marco del Festival Vinicio Adames.

    En el año 1986, participa en el IV Festival Coral Larense en Barquisimeto. El 11 de noviembre de 1989, recibe el Estandarte de Honor con motivo del cuatrigésimo tercer aniversario del Grupo Escolar República Dominicana. Se destacó en organizaciones como el movimiento de cursillos de cristiano, la cruzada del Rosario en Familia, la Legión de María, Caritas Internacional, voluntarios de acción social en visitas a los enfermos, asistente permanente a las peregrinaciones da la Virgen de Coromoto en Guanare, integrante de la cofradía del Santísimo Sacramento y el corazón de Jesús, perteneció al Consejo Parroquial del Templo San Juan donde fue secretario, integrante del Comité de la celebración de la  Boda de Plata de Monseñor José Rafael Orozco del asilo de Ancianos, cronista del programa” La iglesia en marcha” por radio colonial de El Tocuyo.

   Autor de cánticos religiosos como: Bendito sea el Señor, Creo en el Señor, Demos gracias al señor y Cristo y Fundador del movimiento de Renovación Carismática en la Parroquia San Francisco de El Tocuyo. Fue catequista y estableció en su familia la tradición del almuerzo navideño para los ancianos más pobres de la parroquia los días 25 de diciembre de cada año.

    Escribió la música al Salmo Primero del Antiguo testamento de la Biblia. Fue jubilado por el Ministerio de Educación en 1974 y aún se recuerda con respeto por ser maestro de maestros, gestor de voluntades, quién impulsó el desarrollo del aprendizaje en numerosos niños de nuestra tierra Morandina. En 1979 comienza  a  padecer una larga y penosa enfermedad  y muere el 4 de abril de 1993.   
   
   En el año 2000, bajo el gobierno del Presidente Hugo Rafael Chávez Frías nuestra institución lleva el nombre del insigne maestro de maestro gestor de voluntades.
Actualmente 2007, continua el proceso de construcción para su culminación, en miras del nuevo paradigma de la educación bolivariana, visión que Juan Ceferino Castillo pudo proyectar con sus métodos de enseñanza. En sus viajes  visito  la línea amarilla  que identifica el Meridiano de Grenwich. Año 2007, es reconocido como Figura  Del Magisterio Larense.

viernes, 2 de noviembre de 2018

Cruz Mario Sanchez ..un Docente a carta Cabal

Br. Cruz Mario Sanchez

“El bachiller  Mario”, distintivo con el que era conocido
 Este virtuoso educador Cruz Mario Sánchez, fue un destacado docente y dirigente magisterial, respetado y estimado por todos los tocuyanos.

  Nacio el 3 de mayo de 1919 y realizó la docencia desde 1948 hasta 1986, cuando fue jubilado con más de 37 años de servicio. Decir bachiller unas décadas atrás era todo un signo de respecto, porque eran muy pocos los que alcanzaban esta meta académica y más en un pueblo alejado de las capitales importantes de los estados; y porque el nivel de formación era realmente significativo.

   Decir que eras Bachiller unas décadas atrás era una figura de respecto, porque pocos lo eran lo que podrían lograr ese titulo, y es más el nivel de preparación era de alta calidad.
Estudió la primaria en la Escuela Federal José Gregorio Hernández y egresó como Bachiller del Colegio Federal de El Tocuyo en 1941. Ya Graduado como bachiller comenzó a ejercer en el Grupo Escolar República Dominicana, luego en 1949 fue docente en el estado Miranda, pero un año después regresa y trabaja en la Escuela Manuel Ramón Yépez, de Humocaro Bajo, y en la Escuela  Padre Pérez Limardo, en la que tuvo 10 años de servicio.

   Desde 1959 y por 20 años de servicio fue director del Grupo escolar “El Tocuyo” recién inagurado que luego sería Grupo Escolar Roberto Montesinos y profesor por horas del Liceo Eduardo Blanco, desde entonces fue supervisor y presidente de la Federación Venezolana de Maestros, seccional El Tocuyo, durante largos años. Su último cargo directivo fue como director encargado de la Escuela Guayauta de Humocaro Alto en 1986.

Desde 1959 y por 20 años de servicio fue director del Grupo Escolar Roberto Montesinos.
   En vida recibió múltiples reconocimientos como padrino de promoción, por parte de la Comunidad Educativa, por el Concejo Municipal, y Gobernación del Estado Lara. Fue director de los Centros de Cultura Edilio Losada y Francisco Suárez, presidente de la Sociedad Bolivariana Capítulo El Tocuyo y asesor y colaborador de muchas otras instituciones por lo cual es gratamente recordado hoy día. Amante de El Tocuyo, de su historia, de sus personajes. Todos recordamos aquel señor, pulcramente vestido, quien gustaba salir muy temprano a caminar por El Tocuyo, hombre serio, honesto y de una conducta intachable. Estuvo casado con Esperanza García, hermosa matrona, mujer trabajadora a quien recordamos, entre otras cosas, por sus divinas tortas y con quien tuvo como hijos a: Wilfredo, Mario Segundo, Sujaira, Pedro, José Gregorio, María Esperanza y Adelicia. Consecuencia de un paro cardiaco, pero más aún por la tristeza que lo acompañaba al perder unos meses antes a la compañera de toda una vida, muere el Bachiller Cruz Mario, el 27 de febrero de 1998 en su querido Tocuyo
Copilador :Licdo Antonio Jose Saldivia

miércoles, 17 de octubre de 2018

Tomás Valero Torrellas filosofo tocuyano, pionero del pesamiento de la teologia expositiva


   MonjeFranciscano, nacido en El Tocuyo, hoy Estado Lara. Muere en Caracas. Valero formó parte del Jurado Examinador, el 11 de marzo de 1773, para los concursantes a la Cátedra de Filosofía entre los que se encontraba Juan Antonio Navarrete.
 Su obra (Theologia Expositiva in Sacro-sanctum Evangelium D. N. J. C. Secundum Mattha!um. Modo Historico, Condona-torio, et Scholastico procedens. Utrumque sensum, litteralem, scilicet & Moralemamplectens, juxta Sanctos Patres, sacrosque expositores. Hispali, ex TypographiaSignate Latina Francisci Sanchez, 1754) le valdrá a V alero a través de los siglos elpuesto de Epfgono del pensamiento venezolano con su compañero Quevedo y Villegas. Esta obra fue escrita en un latín riguroso y fluido, corre la vena de su pensamiento profundo a través de una exposición metódica, clara y sencilla.
1755  España.                                                  
Se imprime en España, en 2 volúmenes, la Teología expositiva del filósofo tocuyano, franciscano, Tomás Valero, lector jubilado de la provincia de Santa Cruz de Santo Domingo y Caracas, doctor teólogo del Santo Oficio de la Inquisición y examinador sinodal de las diócesis de Puerto Rico y Caracas.
Había cursado estudios primarios en El Tocuyo y se hizo franciscano en Caracas (5 de enero de 1727). Será provincial de la orden (1761-1764; 1770-)

domingo, 8 de abril de 2018

La "Arepa" Tocuyana y que fue reseñada en las descricciones por primera vez en américa latina desde El Tocuyo 1546



   Galleoto Cey desde El Tocuyo (génesis y primogénita fundada tierra adentro con permanencia y rango de ciudad) fue el primero en dar a conocer al mundo la existencia de este delicioso alimento. 

   Las arepas, que hoy son parte intrínseca de la identidad de colombianos y venezolanos, fue presentada al mundo por primera vez por Galeotto Cei en su crónica, Viaje y descripción de las Indias, el cual permaneció inédito hasta 1992, cuando se publicó por primera vez en italiano. En lengua española no fue publicado sino hasta 1995.
      El manuscrito Viaggio e Relazione delle Indie se encuentra en el British Museum de Londres. Galeotto Cey ó Cei (1513-1579) pertenecía a una familia rica de la república de Florencia vinculada a los Médici y caída en desgracia. Como muchos en aquellos tiempos, se embarcó a América en busca de fortuna pero pronto se enfrentó a una realidad diversa. Su mirada sobre las poblaciones nativas fue en general menos prejuiciada que la de los españoles de aquellos tiempos y no teniendo afanes de exaltación ni de denigración, contó a un amigo suyo lo que vió, sin exageraciones, durante sus catorce años de estancia en el Caribe y en el norte de Suramérica (1539-1553). 

    Entre las numerosas y valiosas descripciones del medio, de la gente y de sus costumbres, relata el consumo por parte de los nativos del Tocuyo de la que se volverá, famosa. La arepa. Antes que los primeros renombrados cronistas, antes que el padre José de Acosta, fray Pedro Simón o Bernabé Cobo, él será el primero en hablar al mundo de la que también se llamó, fectegua 

Convencido Cey de que los tesoros de las Indias quedaron solo reservados a los primeros capitanes de conquista, pronto se dio cuenta de que el maíz era el verdadero ‘oro’ para nuestros antepasados. 

Así viene pues descrita por primera vez este tesoro: 

“Hacen otra suerte de pan [con el maíz] a modo de tortillas, de un dedo de grueso, redondas y grandes como un plato a la francesa, o poco más o menos, y las ponen a cocer en una tortera sobre el fuego, untándola con grasa para que no se peguen, volteándolas hasta que estén cocidas por ambos lados y a esta clase llaman areppas y algunos fecteguas”.


    Tradicionalmente, la preparación de arepas estaba reservada para las mujeres. 

 En primer lugar, remojaban los granos de maíz, quitaban los cascos de los granos y molían los granos hasta hacer una harina. Luego, la harina era mezclada con agua para crear una masa. Con la masa se creaban bolas, las cuales eran después aplanadas y cocinadas hasta que el exterior de la masa estaba cocido. Las mujeres utilizaban ciertos instrumentos para hacer arepas. Además del fuego, utilizaban metates para moler y triturar el maíz y budares (parrillas de barro cocido) para cocinar las arepas.​ Hacían arepas de aproximadamente 1,5 centímetros de grosor y de 10 de diámetro y un peso de unos 250 gramos.​ 

    Hoy en día, la arepa es considerada un icono gastronómico de Colombia y Venezuela, y una herencia común compartida por estas naciones. La arepa es un símbolo de la tradición indígena que todavía está presente en estos países. Sin embargo, el modo de preparación cambió en 1960 ​ con la introducción de la harina de maíz precocido que simplifica el proceso al hacer innecesario remojar y moler el maíz. La harina de maíz pre cocida ya viene lista para preparar arepas. Solo es necesario mezclar agua y un poco de sal para crear la masa. El proceso tarda alrededor de 5 a 10 minutos. Cuando la masa esta suave y moldeable, se puede crear la forma de las arepas y cocinar.

Copilador : Licdo antonio Jose Saldivia 
Historiador paleografo 
Cronista comunitario y social

domingo, 1 de abril de 2018

"DON CRISPI" Jose Crispiniano Colmenares La tocuyanidad al 100 %

Jose Crispiniano Colmenares  "Don Crispy"
    
    Genuino tocuyano del sector La Valvanera, hijo de un colono de la hacienda “La Estrella”, Juan Pablo Colmenares y una laboriosa mujer hogareña, Rosaura Escalona. “Don Crispi”, así era conocido por todos, se casa el 19 de mayo de 1915 con María Magdalena Peraza y procrean seis hijos, José Rafael, Reina María, Magdalena, Crispiniano, Vincencio y Teresita. Según el acta de matrimonio de fecha 19 de mayo de 1915, la hora de la actividad fue las 4 de la mañana. Hábil comerciante que apenas recibió una incipiente educación primaria, pero fue el precursor de la industria de la caña en el país.Otros hijos naturales fueron Carmen Amelia Asuaje, abuela de Aumary Asuaje y Ramoncito Colmenares, el padre de Chenel y de Isabel Cristina Lucena.Naudy Alvarado, fue un nieto hijo de José Rafael Colmenares.

     La caña de azúcar llegó a El Tocuyo de las cálidas tierras de Santa Ana de Coro, se convirtió en este valle en un próspero cultivo para la fabricación del papelón y luego de blanca y refinada azúcar o de nutritiva azúcar morena. La técnica de los españoles, expertos en la construcción de canales o bucos, convirtió en áridas sabanas en verdes cañamelares.


    “Don Crispi”, hombre de espíritu jovial y entusiasta, laboró en una casa comercial propiedad de su hermano Juan de Jesús. Allí adquirió la habilidad para el comercio, visitando a caballo en la compra de mercancíasdistantes lugares de Sanare, Quibor, los Humocaros, Chabasquén, Carora, Barquisimeto y fue en el ocaso de su vida cuando se dedicó al cultivo de la caña de azúcar. 


    La juventud tocuyana de la época, estaba ávida de conocimientos, se leía todo lo que llegaba a la ciudad, periódicos viejos, libros y revistas, esta Juventus fue influenciada por el teatro y las zarzuelas, compañías que llegaron a la ciudad, después de largos recorridos, en tren, en barco y en arreos de mulas, pasando ríos y quebradas crecidas y caminos montañosos y tortuosos y peligrosos acechados por asaltantes y bandoleros. Don Crispi se hizo fanático de estas manifestaciones culturales y asistía con puntualidad al teatro municipal, sitio en donde se presentaban estos espectáculos. Fue músico ejecutante de la guitarra y fue un mecenas del folclor, bailó el tamunangue con gracia y maestría.
Formó parte de la Sociedad Recreativa y Progresista, fue integrante del club “Ideal” en 1911 que fundo junto a los libaneses llegado al tocuyo Don Demetrio Saldivia y Don Jorge Hib Saldivia y fundador del club “Concordia” en 1918.


    La Sociedad Recreativa y Progresista estuvo conformada por eminentes tocuyanos: José Ignacio Colmenares, Arturo Tamayo, Perfecto Tamayo, Dr. Simón Linares, don Juancho Sequera, José Ángel Rodríguez López, francisco Suárez, Enrique Cardot, Leonidas Anzola, Augusto Anzola, Dr. Jesús García, Jesús León, Manuel José García Yépez, José Félix Veracoechea, Pablo Arnoldo Rivero, Alcibiades Paiva, José Antonio Montesinos Agüero, Juan Ramos García, Lucio Rafael García, Roberto Oropeza y Crispianiano Colmenares.


Le gustaba cantar y tenía un timbre de voz muy agradable.

Comentaba Don José Ángel Rodríguez López: “en la época del cine silente, yo era el director de la orquesta Armonía, que amenizaba las funciones del cine Sucre. Una noche que ejecutábamos la melodía Serenata Galante, mi compadre Crispiniano se acercó a la orquesta y empezó a cantar a Sotto Voce, le sugerí que cantara a plena voz, fue tan ruidosamente celebrado, que tuvo que cantar varias veces la mencionada melodía y se convirtió en un espectáculo aparte.”


    Se dedicó a la industria papelonera, pero es a partir del año 1937, cuando funda un pequeño central azucarero, denominado Los Palmares, que sucumbe en una tragedia cuando explotan sus calderas en 1951.Es reconstruido y funciona hasta el año 1954, oficialmente es clausurado y se transforma en el central Tocuyo hoy Pio Tamayo.


    Hombre alegre y serenatero, fueron muchas las serenatas que organizó con su amigo Eladio y con Julián Sosa en ese romántico Tocuyo de antaño. Cierta vez, después de interpretar varias canciones al pie de una ventana, sale el viejo a darle las gracias, y don Crispi con pasmosa sinceridad le responde: “no he venido a traerle serenatas a hombres, adiós”.

   Laboró en Ciudad Bolívar y en Maracaibo, luego regresa a su tierra y compra una hacienda sembrada de caña de azúcar, así se inicia en el negocio del papelón y la azúcar.


    Como buen tocuyano, fue muy aficionado a los juegos, baraja, dados y dominó. Buen jinete que obtuvo sonados triunfos en una forma de hipódromo, que funcionó en las Llanadas, en la parte alta de la ciudad, hacia el este, lo que es hoy la Manga. Fue un hábil coleador y entusiasta organizador de las fiestas patronales de la ciudad. Su vale en el dominó fue, don Juvenal Orellana y fueron muy famosas sus partidas de dominó con Severiano y con don Demetrio Saldivia.


   Su afición al juego le creo una reconocida fama entre los amigos a esta diversión.
Don Crispi, era un hombre muy avispado, era el comentario general. Lo era y le gustaba que lo supieran, porque gozaba echando los cuentos, no solo cuando ganaba, sino también cuando perdía. No iba al juego con el afán de ganar dinero, sino de divertirse y por la satisfacción de derrotar al contario. Una vez jugaba don Crispi, una partida de ajiley, con Juan Bautista Rodríguez “el mister” y con José Rafael Pulido. Don Crispi les estaba ganando fácilmente, se le acerca un amigo y le dice: 


¡Caramba don Crispi, va a dejar limpio a esa pobre gente!
¿limpios? Les gané Bs 20 y me quitaron prestados Bs. 50.


     En otra oportunidad llegaron a la ciudad unos maracuchos, jugadores profesionales, que llegaron buscando incautos, para ganarse un dinero fácil, invitaron a don Crispi, a una partida, ya don Crispi había sido advertido y se dispuso salirles adelante, convino con Demetrio Saldivia en el sitio en donde iban a jugar y colocó dos espejos de la barbería de Juvenal Orellana, por medio de estos espejos controlaron el juego y los maracuchos, que vinieron por lana, se fueron trasquilados.
Era muy creyente de la virgen de la Valvanera, en una oportunidad de promete a la virgen que, si cobra unas deudas en Guarico, le regala el valor de la mula a la iglesia.


   El milagro se dio y don Crispi cobró toda la deuda. Se recuerda de la promesa y se prepara a cumplirla, compra un gallo en Bs. 100. En el camino le proponen comprarle la mula, entonces don crispi, le ofrece la mula en Bs. 100 y el gallo en 1000 bolívares. El comprador se sorprende, pero al final, nota que los son los mismo Bs.1100, 100 por la mula y 1000 por el gallo. De esta manera don Crispi le llevó a la virgen, los Bs.100 del valor de la mula y quedó tranquilo por haber cumplido con su promesa. 

    En otra oportunidad, un vivo criollo le empeña una joya en Bs. 20 y se da a la tarea de regar por el pueblo, que engañó a Don Crispi, ya que le empeñó un culo de botella y don Crispi pensó que era una costosa joya. Llegó a oídos de don Crispi la versión del usurero y empezó a idear un plan para recuperar su dinero y su prestigio un poco maltratado. Regó en las barberías de la ciudad, que estaba muy preocupado porque una costosa joya que empeñó y que había recibido ofertas de comprarla, no la conseguía por ningún lado. Le preocupaba que el dueño no se había apersonado a retirarla y no la conseguía por ningún lado. La publicidad tuvo su efecto y el usurero, todos los días iba al negocio de don Crispi a retirar su “costosa joya”, después de tanto ir y venir, don Crispi decide, devolver el culo de botella, cobró su dinero y los intereses y le dijo al ciudadano: “tome su culo de botella”, de esta manera recuperó su dinero y su prestigio.


   Entre sus muchas actividades es bueno recordar que el tamunangue tocuyano sale por primera vez de la ciudad a la primera Feria de Barquisimeto, en el año de 1940. Don Crispi decide construir un pequeño pabellón en dicha feria para exponer los productos de su central los Palmares y presentar el tamunangue en la exposición. Fue una verdadera explosión de asombro. Así se inicia la presentación de tamunangue fuera de la ciudad, luego vendría Caracas, y otras ciudades de Venezuela.
Entre las múltiples actividades que realizó, está la de donar un local para la sede de la Cruz Roja y un local para la Casa del Campesino y Obrero.
El 25 de octubre de 1948, don Crispi, deja el mundo terrenal y pasa a convertirse en un grato recuerdo en la mente de los tocuyanos.

Escrita en sus cronicas por el Profesor Gustavo Rafael Guzman en Facebook