...EN ELLA ENCONTRARAS LA HISTORIA DE UNA CIUDAD EN INVESTIGACIONES PROFESIONALES Y MINUCIOSAS REALIZADAS POR SU CREADOR
LIC. ANTONIO J. SALDIVIA LANDAETA



lunes, 25 de junio de 2012

Don Hildebrando Rodriguez

Don Hildebrado Rodriguez

Don Hildebrando,  Nació el 27 de Septiembre de 1.892 en El Tocuyo, allí pasó sus primeros años y al cumplir los siete se va a vivir una temporada en Guarico, con su tío político Ramón Castejón, el cual lo incentivó hacia la música. 
  Los estudios musicales los inició con Eustóquio Guevara y Luis Osorio, este último de origen marabino, pero residenciado en la región. A los 8 años comienza a trabajar en la tipografía junto a su padrino el Padre Leandro Colmenares. En 1.911 estudia telegrafía, en la cual se desempeña hasta 1.914, cuando sirve como subteniente en Tovar - Edo. Mérida. De regreso nuevamente a El Tocuyo, en 1.915, se desempeña como chofer profesional, siendo de los primeros dedicados a esta faena. 

   En 1.925 es maquinista de la planta eléctrica de El Tocuyo y de Guarico, en 1.938 se desempeña como segundo escribiente de la jefatura civil. 
Desde 1.941 a 1947, fue Inspector del acueducto y desde 1.947 hasta 1.964 se desempeña como tesorero municipal, hasta que al fin a los 71 años es jubilado fue poliglota, hablo y escribio varios idiomas ,frances,ingles ,y latin.
   Tan difícil fue su existencia que como él mismo lo expresó tuvo que vender todos sus instrumentos musicales; lo último fue el piano, del cual le dolió mucho desprenderse. Hildebrando se casó en dos oportunidades, la primera en Cubiro, de la cual enviudó y la segunda de El Tocuyo, la señora Ana Brito, madre del locutor Gerardo Brito y a quien Hildebrando ayudó a formar. 

En 1938 muere su hijo Hildebrando Antonio. Quizás estos acontecimientos junto a sus carencias económicas lo hicieron comportarse como un hombre solitario y triste, carácter que va a ser plasmado en algunas de sus composiciones. Esta personalidad aislada lo hizo dejar pocos seguidores en el arte musical, lo que posiblemente ha llevado a que hoy no reconozcamos totalmente sus méritos. Desde 1.915 y hasta 1.957 fue corista de las Iglesias San Francisco y Concepción. Entre sus valses más importantes están: Romelia, Sueño de Amor, Rosarito, Adiós, Fiesta en mi Barrio, Triste Ausencia, con letra de Pablo Villegas, Páginas de Álbum, Sombras, Vivir Llorando
  , Un Amor que se va, letra de Alcides Lozada, entre otras tantas. Grabó el mismo con instrumentos rudimentarios varios rollos para pianola, otra habilidad que evidenció las cualidades de este músico tocuyano. Muere el 5 de Junio de 1.967.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada