...EN ELLA ENCONTRARAS LA HISTORIA DE UNA CIUDAD EN INVESTIGACIONES PROFESIONALES Y MINUCIOSAS REALIZADAS POR SU CREADOR
LIC. ANTONIO J. SALDIVIA LANDAETA



miércoles, 6 de junio de 2012

EL ÁNIMA MILAGROSA DE YUCATÁN



    enviado por el Prof. Pablo Quintero

En la vía Barquisimeto - Duaca del estado Lara, hasta finales de la década de los setenta se encontraba la Hacienda Yucatán, justo donde hoy se ubica la Urbanización del mismo nombre.
Sucedió que un día en horas de la mañana un anciano labriego de la zona, se dirigia a cumplir con su cotidiano ritual agricola cuando observó un cuerpo humano tirado dentro de la maleza del lugar. Al acercarce al cuerpo se dió cuenta que lo que en primera instancia supuso un borracho, era un difunto.
Los habitantes del lugar y obreros de la hacienda trataron de identificar al inerte ser que estaba tirado dentro de los predios de la Hacienda Yucatán, sin embargo no era de ningún conocido, recorrieron poblaciones hacia el norte, El Eneal, Duaca, Sergua, Los Ureros, Aroa. Hacia el este El Cují, Tamaca, Las Playitas, Las Tunas, Federman, El Jebe, El Ujano, Veragacha, preguntaron en los barrios barquisimetanos cercanos a los rieles del ferrocaril pero nadie tenia un conocido que hubiera desaparecido y nadie conocia al difunto.
Al día siguiente el Anciano Labriego, que había encontrado el cadaver, construyó como pudo un ataud, y con la colaboracion de cinco campesinos más, trajo hasta el Cementerio Nuevo de Barquisimeto el cadaver, dándole cristiana sepultura y colocando en la cruz sobre la tumba la identificación "Ánima de Yucatán".
Desde ese momento al Anciano Labriego le comenzó a ir muy bien económicamente por lo que entendió que era por la obra de buen samaritano que había hecho al sembrar n la madre tierra el cuerpo del desconocido, y con su dinero construyó un pequeño mausoleo en el Cementerio en el lugar donde estaba enterrado el difunto que halló en la Hacienda Yucatán. 
La fama del Ánima Milagrosa de Yucatán comenzó a irradiarse por todas partes, dándole incluso la característica de ser un Ánima que protege y ayuda a los estudiantes para aprobar estudios en los que tengan dificultad.
Buscando hacia la esquina nor-oeste del Cementerio Nuevo de Barquisimeto, encontramos la Tumba del "Ánima de Yucatán", allí hay placas de agradecimiento por montón, libros, cuadernos, fotocopias de Títulos desde bachillerato hasta de doctorado, en muestra de agradecimiento a esta Ánima Milagrosa de un desconocido.
Al lado yace sepultado haciéndole compañía al Ánima de Yucatán, el Anciano Labriego que le dió cristiana sepultura y que según cuenta la tradición oral, pidió como último deseo antes de morir, ser enterrado junto al cuerpo del desconocido que jamás fué identificado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario