...EN ELLA ENCONTRARAS LA HISTORIA DE UNA CIUDAD EN INVESTIGACIONES PROFESIONALES Y MINUCIOSAS REALIZADAS POR SU CREADOR
LIC. ANTONIO J. SALDIVIA LANDAETA



jueves, 21 de febrero de 2013

La campaña Admirable, Gral. Jose Trinidad Moran y El Tocuyo


      Después de haber coronado con éxito la campaña del Magdalena con la batalla de Mompox, Bolívar emprendió la campaña para liberar el valle de Cúcuta, obligado por las siguientes circunstancias:
 En primer lugar, el firme propósito de invadir a Venezuela para liberarla del yugo opresor, aprovechando el prestigio ganado ante el congreso unitario de la Nueva Granada, para conseguir armas hombres y pertrechos para su empresa; 
en segundo lugar, contener una fuerza realista, que se movía desde el interior de Venezuela hacia la frontera al mando del comandante Ramón Correa, cumpliendo ordenes de Monteverde, para reconquistar a la Nueva Granada. Castillo, comandante militar de Pamplona, pidió auxilio a Bolívar que estaba en Ocaña; Bolívar emprendió la marcha de Ocaña hacia Cúcuta con una fuerza expedicionaria de 400 hombres.

 Esta segunda campaña culmina también exitosamente con la batalla de Cúcuta donde las fuerzas de Bolívar unidas a las de Castillo derrotan al ejercito realista de Correa, y echan por tierra su proyecto de penetrar a la Nueva Granada desde territorio de Venezuela. Resultados tan positivos, logrados con tal rapidez, causan un entusiasmo delirante en el publico Neogranadino, y promueven también las recompensas del gobierno para este oficial Venezolano; Camilo Torres que ya era un fervoroso admirador de los talentos de Bolívar, en su carácter de presidente del congreso Neogranadino, le confió a este, el titulo de ciudadano de la nueva Granada, el grado militar de brigadier, equivalente al de general de brigada, y el cargo de jefe de la guarnición de Cúcuta.

Después del triunfo de Cúcuta Bolívar había lanzado la consigna de iniciar una tercera campaña que empezaría en esa zona fronteriza y debería concluir en Venezuela. Era el propósito fundamental de toda la actividad desplegada en Nueva Granada, desde que llego de Curazao a las playas de Cartagena; el había ido al vecino país, para conseguir la ayuda necesaria para la empresa de libertar a Venezuela. A todas estas Bolívar luchaba contra múltiples inconvenientes para realizar su plan de invasión a Venezuela, fundamentalmente por la labor de “zapa” realizada por los oficiales Neogranadinos Castillo y Francisco de Paula Santander, dirigida a sabotear la marcha del libertador a Venezuela;
 La pugna entre Bolívar y Castillo, detuvo durante dos meses y medio el plan de Bolívar de avanzar sobre territorio Venezolano; tanto Bolívar como Castillo trataban de convencer de la conveniencia o inconveniencia del plan, cada cual por su lado a los tres gobiernos que existían en Nueva Granada: el de Cartagena que presidía Rodríguez Torices; el de Cundinamarca que presidía Nariño y el de provincias unidas que residía en Tunja, que presidía Camilo Torres; al final de cuentas Bolívar consiguió el apoyo de Camilo Torres y de Nariño, fue así como el 7 de Mayo de 1.813 llego la autorización del congreso Neogranadino, para dar inicio a la campaña propuesta por Bolívar, pero con la imposición de una serie de condiciones limitadoras para la acción, como por ejemplo que la invasión quedaba circunscrita a los territorios fronterizos de Mérida y Trujillo, y aun dentro de esa zona cada avance debería ser aprobado por el consejo de guerra, y para proseguir mas allá de los limites señalados, Bolívar debería pedir autorización al congreso de Tunja. Bolívar dejo de discutir,; aquellas instrucciones hacían imposible la campaña, se las metió en el bolsillo y procedió a dar marcha a su plan. Castillo acepto el cargo de segundo jefe de la expedición para evitar que Bolívar actuara solo, sin embargo su permanencia en el ejercito no duro mucho ya que luego de haberse negado a proseguir la marcha mas allá de la Grita, hizo una reunión con el consejo de guerra en Tariba, tal como figuraba en las condiciones impuestas, se retiro del ejercito y regreso a la Nueva Granada, seguido de varios oficiales Neogranadinos. Al poco tiempo de este acontecimiento, apareció en escena, con los mismos propósitos obstruccionistas el joven oficial Francisco de Paula Santander, quien también como Castillo se negó a seguir mas allá de la Grita, aduciendo cumplir ordenes de Castillo, Bolívar en un enfrentamiento con el oficial disidente (según el historiador Waldo Frank) le dijo textualmente” teniente, antes de que termine el día, tendré que fusilarlo a UD. a o UD. me fusila a mi)”

El oficial Neogranadino se callo, y resolvió el dilema marchando en pos de Castillo a Cúcuta; el 17 de Mayo de 1813 salio Bolívar de la Grita, rumbo a Mérida, en plena campaña admirable.
   La fuerza era pequeña pero compacta formada por hombres seleccionados y resueltos: Bolívar actuaba como jefe único, el venezolano Rafael Urdaneta figuraba como jefe del estado mayor, el Neogranadino Atanasio Girardot mandaba la vanguardia,y la retaguardia se había confiado al Caraqueño José Félix Ribas; “ El ejercito de libertadores, al emprender la marcha, contaba solo con 500 hombres,1.400 fusiles y 4 cañones; pero su capitán poseía el sentido del momento histórico” (5) Bolívar llega a Mérida el 27 de Mayo de 1.830 no encontrando resistencia en la ciudad ya que el jefe realista Correa huyo despavorido de la ciudad antes de la llegada de Bolívar; fue aquí en Mérida donde Bolívar recibió por primera vez el titulo de libertador de la patria, ratificado mas tarde el 14 de Octubre de 1.813 por la Municipalidad de Caracas con propuesta de Dr. Cristóbal Mendoza gobernador de la provincia, confiriéndole el titulo de libertador de Venezuela. El 10 de Junio de 1.813. 

Salio el ejercito patriota de Mérida y el 14 del mismo mes llego a Trujillo, aquí dicto su famoso decreto de guerra a muerte; aunque muchos historiadores tildan de represivo el decreto de guerra a muerte, llegando algunos al extremo de calificarlo de limpieza étnica, debemos analizarlo en el contexto de la guerra, y tomando en cuenta importantes antecedentes en la guerra de independencia, indudablemente este decreto es una respuesta al sanguinario proceder de Monteverde en su persecución a todo el que tuviera la mas mínima sospecha de haber colaborado con la causa patriótica, incluso burlando los términos del armisticio acordado con Miranda, también es una respuesta a la decisión de Monteverde de anteponer a la liberal constitución de Cádiz, la” ley de la conquista en el trato de los Americanos insurrectos”, también es un amedrentamiento para los venezolanos que abrazaban la causa realista incluso sirviendo como combatientes en los ejércitos realistas, y por ultimo era una munición psicológica, valida en esta guerra, ya que la sola cercanía de los ejércitos patriotas, hacia cundir el pánico entre las tropas realistas, y en muchos casos abandonaban la ciudad antes de la llegada de los patriotas, entregándoles la plaza sin disparar un tiro. 

  El próximo objetivo de Bolívar fue Barinas, camino hacia este objetivo, Ribas apenas con 400 hombres destrozo en Niquitao una avanzada realista de 1.000 hombres al mando de Marti; ante este resultado, Tizcar quien comandaba la plaza de Barinas por parte de los realistas, desalojo la ciudad, lo que permitió a Bolívar ocupar esta localidad sin encontrar resistencia. encontrándose en Barinas Bolívar tuvo noticias de los triunfos alcanzados en oriente, bajo la dirección de Mariño, contra Zuazola La Hoz y el mismo Monteverde, esto le renovó el animo para seguir adelante; informado Bolívar de las posiciones realistas: en Barquisimeto el ejercito que mandaba Oberto; en Sn. Carlos, el comandado por Izquierdo; y en Valencia el propio Monteverde; opto por la arriesgada maniobra de dividir su ejercito en cuatro puntas de lanza, para asegurar la mayor rapidez en el avance, y así dispuso: Ribas con la vanguardia por la vía del Tocuyo, buscando a Oberto en Barquisimeto; Urdaneta marcharía hacia Araure y Bolívar con el resto hacia Guanare; Girardot desde la localidad de Nutrias, se movería hacia Sn. Carlos para unirse con los otros contingentes; todo se cumplió conforme a esta plan, trazado por Bolívar, y entre el 25 y 28 de Julio fueron llegando a Sn. Carlos los diversos cuerpos del ejercito patriota, para enfrentarse a las fuerzas de Izquierdo, pero este huyo despavorido al enterarse de la aplastante derrota de Oberto en Barquisimeto de manos de Ribas en la batalla de los Horcones.

Del 18 al 20 de julio de 1813, El Tocuyo fue asentamiento de apoyo a la Campaña Admirable y al ejército que desde Trujillo venía dirigido por José Félix Ribas, héroe de La Victoria, en su preparación al triunfo en la Batalla de Los Horcones, el 22 de ese mismo mes.

En 1914, procedente de San Carlos, el General Rafael Urdaneta se detuvo por algunos días en El Tocuyo, donde la columna de 1.000 hombres descansó, y para tener información de los pasos de Bolívar. En su campamento en El Molino supo Urdaneta de la derrota total de los patriotas, la rendición de Valencia, la evacuación de Caracas, la retirada del Libertador para Oriente. En estas circunstancias decide retirarse a Nueva Granada. Apunta Urdaneta en sus memorias que tres mujeres, vestidas de hombre, se metieron en las filas. “Éstas fueron Josefa Camejo, cuyo marido estaba allí (el prócer Juan Nepomuceno Briceño Méndez); la hermana de los capitanes Canelones y la mujer de un tal Valbuena, llamada Josefa Tinoco

 Prácticamente la campaña admirable se definió en la batalla de Taguanes donde Izquierdo espero a las tropas patriotas que se habían reunido en Sn Carlos; en taguanes las fuerzas elite realistas de Izquierdo fueron diezmadas por el ejercito patriota, en su avance arrollador, Monteverde que se encontraba en Valencia, se refugio en Pto. Cabello, dejándole el paso a Bolívar hacia la Ciudad de Caracas, donde entro triunfante, aclamado como libertador de Venezuela. Mientras Bolívar se acercaba a Caracas, cientos de Españoles y Canarios huían despavoridos hacia el puerto de la Guayra, ante el temor del decreto de guerra a muerta dictado por Bolívar en Trujillo, no obstante que en el armisticio acordado por Bolívar y el gobernador encargado de Caracas Antonio Fierro se garantizaba una amnistía general, pero como Fierro huyo antes de firmar el armisticio y Monteverde se negó a firmarlo, se creo la situación de inseguridad y pánico que causo la estampida de Españoles y Canarios. Bolívar entro triunfalmente a Caracas, fue aclamado libertador, y la patria gozo de una efímera liberación ya que en 1.814, Monteverde, apoyado en el sanguinario Boves, con un contingente de llaneros, volvió a la carga, y se ocasiono la perdida de la segunda republica, el éxodo a oriente, y épicos capítulos de nuestra guerra de liberación que contaremos en su oportunidad..

miércoles, 20 de febrero de 2013

Patrimonio Cultura edificado de El tocuyo a punto de colapsar

  ...El patrimonio como identidad y  soberanía..

                 

El patrimonio cultural es un elemento central de la identidad y la soberanía nacionales. Los valores que han unido a los venezolanos a lo largo de siglos se vuelven presente vivo a través de la investigación, la recuperación y el cuidado de ese universo patrimonial; proyectan el futuro del país con solidez, afirmando la viabilidad de la nación. 

La investigación y la conservación del patrimonio cultural es una tarea indeclinable del Estado, como representante de la sociedad. Su propósito es asegurar a los venezolanos y tocuyanos del presente y del futuro, el disfrute y la vocación social de ese patrimonio acrecentado cada día, consolidado y en mejores condiciones para su valoración.


Estas actividades son responsabilidad fundamental del (I.P.C.) Instituto Patrimonio Cultural. Constituyen premisas básicas de su misión y el sentido social de su existencia en tanto que área del gobierno nacional encargada, por antonomasia, de preservar lo que generaciones de tocuyanos y coterráneos, hemos construido y atesorado. Es misión cotidiana del Ministerio de Cultura explicar la diversidad de nuestras culturas, ubicarlas con precisión en el tiempo y en la geografía, comprender y difundir el sentido de esos bienes y de esas voces que llegan del pasado y que incesantemente transforman nuestro presente. 

                         


En el caso de  nuestra Ruinas de lo que fue el primer Nosocomio de América, fundado tierra adentro, 1625 llamado “San Juan Bautista” y “Ntra. Señora de La Chiquinquirá” de El Tocuyo, anexo a Iglesia de Belén, actualmente  Patrimonio de la Nación, vemos el estado de deterioro que presenta su estructura. Ya que dicha edificación no cuenta, ahora con el techo producto del deterioro progresivo de largos años, las paredes a la intemperie y sin resguardo, sufre erosión y desgaste permanente producto del tiempo, produciéndose en ella un deterioro, que si no se frena las estructuras colapsará y se desplomará por completo perdiendo así un gran legado y testimonio histórico; ya que en estudio realizado minuciosamente, es el único vestigio de los llamados “Hospitales Reales” hechos en América en época de dominación hispana, y se debería tomar en consideración este hecho, y hacer un alerta al Ministerio de Salud y al I.P.C para que se tomaran un diagnóstico del monumento y lograrlo conservar con una política y estudios para así logra un plan estratégico conforme lo requiera el inmueble, para que a través del tiempo sea los cimientos de una cultura sanitaria que se implementó en la Colonia.

Presencia Vasca en El Tocuyo y Venezuela

Venezuela

Aparece su nombre actual en el mapa del cartógrafo vasco Juan de la Cosa (1500) como Venezieula, designación que le dieran Vespucio y Ojeda por recordar sus palafitos a la célebre ciudad italiana. La Cosa y Rodrigo de Bastida visitaron la zona ese mismo año. En el tercer viaje de Colón (1498) participaron los hermanos Arana, el tonelero Martín de Arriarán, el larrabezuano Pedro de Bilbao y el secretario de Colón, Bernardo de Ibarra. El 30 de julio divisaron la isla Trinidad y el 1 de agosto la costa venezolana, concretamente el golfo de Paria situado cerca de las bocas del Orinoco (paralelo 10 Norte), desde donde tocaron y reconocieron la isla Margarita y se dirigieron a Santo Domingo, el único enclave europeo existente aún por entonces. Ibarra declaró en el pleito entre el Fisco y Diego Colón haciendo saber al Rey y a la Reina "las perlas y cosas que habían hallado" y que Colón había enviado una "carta de marear los rumbos e vientos por donde había llegado a Paria."
Fundación de Caracas


Varios vascos participan en los intentos de fundación de 1526 y 1528: Pedro de Alegría (teniente de gobernador) y Martín López, entre otros. En 1567 Juan de Losada crea Santiago de León de Caracas. Le acompañan Diego Henares de Lezama, baracaldarra, autor del trazado de la ciudad y contador real, Sancho del Villar, oñatiarra, miembro del primer cabildo y de los siguientes, alcalde en 1590 y alférez general del mismo, Francisco de Agorreta, Francisco Maldonado de Armendáriz, Juan de Amézaga, etc. A comienzos del siglo XVI se hallan en la zona los vascos Domingo de Zubizarreta, Sancho de Lizaur, Juan López de Arrichulueta (veedor de la costa de Cubagúa y de las Perlas), Martín de Ochandiano (tesorero real) y el franciscano Antonio de Bilbao (prior del convento de Cubagúa en 1531). El vizcaino Bono de Quexo explora por primera vez la isla de Trinidad (1515). Por entonces se conoce el paso por la zona de los capitanes Hernando de Beteta y Basconia. Otro capitán, Gonzalo Martel de Ayala, toma parte en 1538 en la expedición de Espira hacia San Juan de los Llanos. El capitánBasconia en la del alemán Alfinger al lago de Maracaibo (1529 y 1533). En 1540 Martín de Arteaga y Sebastián de Amescua, capitanes, participan en la expedición de Hutton al mítico El dorado.

Conquistadores y colonizadores

(Siglos XVI y XVII) Venezuela cuenta con tierras productoras de cacao, café, azúcar y tabaco. Junto con Argentina está considerado como el que mayores extensiones posee de terreno fértil para el ganado (junto a las cordilleras y bosques de la Guayana). Son célebres sus minerales: diamantes, oro, cobre, hierro, plomo y piedras preciosas. Entre quienes acuden a lo que será Venezuela se hallan expedicionarios, colonizadores, funcionarios reales, traficantes de esclavos (principalmente desde Africa), buscadores de perlas, etc. El recuento de vascos sería larguísimo. Juan Pérez de Tolosa, juez de residencia para la zona de Venezuela y Cabo de la Vela, llegó en 1546 y restableció el orden en la ciudad de Coro y Tocuyo. Su hermano Alonso reconoció lo que sería Trujillo. Destaquemos al primer Simón Bolivar, de Zenarruza, escribano real y secretario de la Real Audiencia, que, desde Santo Domingo pasa, en 1589, a Caracas como primer regidor perpetuo y procurador general. A él se debió la creación de escuelas de primeras letras y un seminario de gramática dirigido por Juan de Arteaga y Simón de Basauri (1591). El capitán Antonio de Berrio, buscador de perlas en Guayana, baja por los ríos hasta el Orinoco donde funda San José de Oruña (1592) y Santo Tomás de Guayana (1593, más tarde Angostura). Mención aparte merece la nueva aventura de Eldorado (1561) con Lope de Aguirre y Pedro de Ursúa como protagonistas y Barquisimeto como punto final de la misma. Ya en el s. XVII sobresalen los estancieros, propietarios agrarios como Francisco de Arrieta, Pedro Hernández de Galarza y Antonio Arraez de Mendoza en el valle de Bobures, Juan Félix de Arrúa en el valle de Chama, etc.Entre los gobernadores y miembros del cabildo de Caracas aparecen los apellidos Alquiza, Hernani, Oñate, Aguirre, Hoz de Berrio, Ybarra, Bolívar, Lezama, Arguinzoniz, Zabala, Arechederra, Mendoza, Arteaga, Múxica y Butrón, Villela, Echeverría, Landaeta, Guevara, Zuazo, Arraez, Ochoa, Bera etc. En Barinas, los Ochagavía, en Barquisimeto los Ansola, en Mérida los Uzcategui, etc. En la lucha contra los piratas holandeses del primer tercio de siglo destacaron los navarros Lope Díaz de Armendáriz (marqués de Cadreita), el almirante Manuel de Redín y su hermano, el capitán Tiburcio Redín que en 1637 ingresó capuchino y murió, en 1651, en La Guaira.


Misioneros capuchinos

Formaron parte de la penetración blanca, para lo cual aprendieron las lenguas aborígenes. En 1672 Francisco de Puente la Reina y otros 10 frailes, pasaron a Cumaná donde residieron durante 40 años. Este navarro fundó la Conversión de la Doctrina Cristiana para los índios chaimas. F. Javier de Alfaro (Manuel Frías) pasó del convento de Los Arcos a Maracaibo; escribió un catecismo para cada grupo de nativos coianos, chaques y anatomos. Nicolás de Rentería misionó en Los Llanos en 1663. Antonio de Idiazabal llegó a Venezuela en 1672 y murió, enfermo, en Cumaná.

Real Compañía Guipuzcoana de Caracas

Fue la compañía mercantil por acciones más importante de su tiempo (1728-1785); su objetivo desbancar a los holandeses del comercio del cacao venezolano (también tabaco y cueros). El permiso real autorizó a los guipuzcoanos a traerlo a cambio de llevar mercancías propias desde Pasaia y Cádiz y pagar un canon al monopolístico puerto de Cádiz. El factor principal en Caracas fue Pedro de Olavarriaga. Se abrieron factorías en La Guaira, Caracas, Puerto Cabello, San Felipe, Maracaibo, Cumaná y Guayana. No sólo llevó mercancías guipuzcoanas sino también pertrechos y tropas y habilitó embarcaciones propias para defender Venezuela de los ataques ingleses, guerra en la que se distinguió Blas de Lezo. A ella se debió la colonización de Cumaná y varios ensayos pesqueros. La declaración de libre comercio de 1778 y el acoso inglés determinaron su cierre. Veáse Real Compañia Guipuzcoana de Caracas. Los vascos establecidos en Venezuela prosiguieron la colonización principalmente en los valles de Aragua, en las llanuras de Cojedes, Portuguesa, Orinoco y costas de Caracas.Introdujeron, entre otras cosas, el añil de tinte, el algodón y la caña de azúcar. El vínculo con Pasaia-San Sebastián se mantuvo hasta finales del siglo.


Ya para principios del siglo XVIII se asumen como un grupo asentado en la Capitanía General de Venezuela y pertenecientes a la elite criolla, prueba de ello es el funcionamiento de la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas la cual tuvo el monopolio económico con la región desde 1728 hasta 1781. Ilustres próceres de la independencia venezolana tenían antepasados vascos, entre los que destacan el Libertador Simón Bolívar, Rafael Urdaneta, Carlos Soublette, José Antonio Anzoátegui, José Tadeo Monagas , José Gregorio Monagas y Juan Bautista Arismendi. Andrés Ibarra hizo la campaña del Sur con Bolivar en 1829 y realizó la pacificación de Pasto y Popayán; muerto "El Libertador", sirvió bajo el general Montilla y desde 1833 se dedicó a los asuntos de su país. Diego de Ibarra tomó parte en el sitio de Barinas y la batalla de Carabobo; fue edecán de Bolivar contribuyendo a la toma de Angostura (Ciudad Bolivar), luchó también en Colombia y en la campaña del Ecuador y en 1833 se incorporó al Ejército con el grado de general. Juan Guillermo de Iribarren luchó a las órdenes del general Urdaneta distinguiéndose en Cogedes; en 1824 fue comandante general del 4º distrito de Venezuela y acabó con la sublevación de Carabobo. En el terreno de la cultura, Francisco María de Irastorza, alavés de Subijana, gestionó, como gobernador del obispado (1800), la elevación del Colegio universitario de Mérida a Universidad. Conviene recordar finalmente que los versos del himno venezolano fueron escritos por Vicente Salias y su música por Juan Landaeta, ambos fusilados en 1814 durante la guerra de independencia. Otro notable venezolano como el pintor Arturo Michelena considerado uno de los mejores pintores venezolanos del siglo XIX tenía antepasados vascos.


Segunda oleada inmigratoria vasca

(1939- ). Una segunda oleada, la definitiva en la constitución de la actual colonia vasca, fue la impulsada por la guerra civil de 1936-1939 que polarizó a derechas e izquierdas en Venezuela. Con ésta en curso y la mundial en puertas, el Gobierno creó, deseoso de recibir aportes demográficos, un Instituto Técnico de Inmigración y Colonización de tierras que utilizó, impulsado por Uslar Pietri,desde el principio a vascos. En junio de 1939 salía de Europa el primer grupo de refugiados vascos. Los recién llegados destacaron en la enseñanza (los Miangolarra), la construcción (Aguirrezabala, Salvador, Badiola, Múgica, Rousse, etc.), la agricultura, el comercio y la industria pesquera ("Pesquerías Vascas del Caribe"). En 1940 se crea una Delegación del Gobierno Vasco y los nuevos emigrados erigieron una Asociación de Socorros Mutuos presidida por Ignacio de Rotaeche. Dos años después comenzaron a florecer los Centros Vascos de Caracas, El Tigre, Puerto La Cruz, La Victoria, Valencia, Maracaibo, Cumaná, etc.


José Antonio de Aguirre, presidente del Gobierno Vasco en el exilio, al que dos diplomáticos venezolanos (Rómulo Araujo y Carlos Enrique Aranguren) habían auxiliado en su huida de Europa, visitó por primera vez Venezuela en octubre de 1942 (en 1983 lo haría Garaicoechea, también lehendakari). Se celebró en el frontón de Caracas el I Campeonato de Pelota. El CV de Caracas abrió sus puertas en ese año tras la labor de una comisión constituida por Víctor Elguezabal, Andoni de Arozena, José Luis Ochoa de Chinchetru y alguno más. Luego, en 1950, se inauguró la nueva sede en el barrio residencial de "El Paraíso". En torno a la nueva sede bullen Martín Gaubeka, José Estornés, José Elguezabal, Miguel Pelay, Florentino Urarte, Juan de Iturri, etc. Cuenta con banda de txistularis (1966, están los hermanos Oñatibia), club de fútbol, ikastola dirigida por Iziar Basterretxea (1965), etc. Un rasgo común en la colonia vasca es su devoción por Simón Bolivar al que todos los años le rinden homenaje. Asimismo su cultivo de la música (coro "Pizkunde" desde 1942), la danza, grupos vocales, teatro, etc.
En 1939 a consecuencia de la Guerra Civil Española se inicia la llegada a puertos venezolanos de lo que se considera la más grande migración de vascos a Venezuela desde la colonia. Con el apoyo del Gobierno vasco en el exilio, el Gobierno Venezolano del General Eleazar López Contreras y contando con la aprobación de un gran número de intelectuales venezolanos como Arturo Uslar Pietri y Antonio Arraíz, el día 24 de Junio del mismo año 82 vascos abordan el trasatlántico "El Cuba" en el puerto francés de Le Havre partiendo hacia Venezuela bajo las notas del Txistu de Segundo de Atxurra quien interpreta el Agur Jaunak, muchos de ellos despidieron a su tierra para no volverla a ver. La llegada de este primer contingente fue todo un suceso en la Caracas de la época y la prensa local se hizo eco del mismo dedicando algunas reseñas, en las mismas se menciona que el Domingo 6 de Julio de 1939 después de oír misa en la Iglesia de Santa Rosalía en la ciudad de Caracas, el grupo acompañado de Arturo Uslar Pietri y Simón Gonzalo Salas hacen una ofrenda floral a los restos del Libertador Simon Bolívar en el Panteón Nacional, cantando el Agur Jaunak, el Himno Nacional de Venezuela y el Eusko Abendaren Ereserkia, creando este ultimo gran polémica ya que algunos medios criticaron esto, erróneamente, por “haberse interpretado himnos comunistas en el panteón nacional”, situación que no fue tomada en cuenta por el Gobierno Venezolano. A esta primer contingente se produjeron otros de manera casi consecutiva y con un numero mayor de personas.


Euzko Gaztedi y la prensa extraterritorial

EG se creó en 1948 en el seno del Centro Vasco de Caracas con la finalidad de agrupar a la juventud e impulsar actividades culturales y sociales. Sus presidentes fueron: Martín Ugalde, Sabin Zenarruzabeitia, Jon Urrezti, Iñaki Elguezabal, Jon Aretxabaleta, Jesús Dolara, Joseba Leizaola, Rosario Amestoy, Iñaki Aretxabaleta, Joseba Bilbao, Joseba Iturralde, Txomin Bizkarret, Bilgen Amézaga, Iñaki Anasagasti, Jesús Azpiritxaga, Iñaki Goikoetxea, Xabier Azpiritxaga, Adolfo Urrutia y Ander Amenabar. De la labor de este grupo dinamizado por Jokin Intza surge Euzko Gaztedi del Interior-Resistencia Vasca (EGI), dependiente del PNV, que introdujo clandestinamente la revista "Gudari" en Ultramar entre 1960-1974 y publicó importantes títulos (Steer, Landáburu, Azpiazu, Aguirre, Leizaola, Abrisketa, etc.). Algunos de sus miembros y los nuevos refugidos de los 60 establecen un grupo afín a ETA. Por lo demás conviene hacer notar que el impulso vasco-venezolano a la prensa vasca de América, Francia y clandestina interior fue muy importante con alrededor de 30 modalidades diferentes entre las cuales la revista "Noticentro" del CV de Caracas.

El 3 de Marzo de 1950 se inauguro el Centro Vasco de Caracas con la presencia del Lehendakari José Antonio Aguirre y el delegado vasco en Nueva York Jesús de Galíndez, donde mantienen viva la herencia y costumbres de los exiliados y editan la revista Caracas´ko Eusko Etxea. Con motivo del 70 aniversario de la llegada del primer contingente, este mismo rotativo publico “sus hijos dejamos constancia, de que jamás escuchamos una queja, ni atisbamos la angustia que debieron sentir tratando de encajar su recio y justo carácter en un país tropical, aun con resabios coloniales, hospitalario. Pero reacio a comprender, desde su ángulo facilista y su tibio carácter, amasado a sol y noches templadas, el doloroso silencio de los que dejaron atrás su patria desolada y enterraron su juventud en las brumas del bello país de los mil verdes”.
La pelota y el fútbol
Se sabe de la existencia de frontones en la época colonial, jugándose las modalidades a pala o mano. La moderna emigración le dió nuevo impulso con el grupo "Pilota-Zale" impulsado por Angel Bustunduy. En Caracas tienen lugar las Series Internacionales de Jai-Alai de cestapunta.El principal equipo de fútbol fue el "Deportivo Vasco" creado en 1944 que llegó a ser campeón de la primera División de Venezuela.

Gobernadores y Presidentes de la República de origen vasco
Conviene citar a Antonio Berrio, José Iturriaga, Miguel de Ursúa, Sancho de Alquiza, Antonio de Vergara y Azcárate, Laureano Ezcatay y Franciscode Arce. También a los Presidentes Raimundo Andueza y W. Larrazábal.

Aportación de la cultura Vasca en Venezuela

Una lista de escritores sería interminable. Citemos aTomás Michelena, Juan José Churion, Amadeo Urdaneta, Antonio Ros de Olano, J.M. Herrera Irigoyen, y a Vicente Lecuona, durante muchos años presidente del Banco de Venezuela y cualificado historiador de Simón Bolívar. Destacan los poetas Enriqueta Arcelo Larriva, Ada Pérez Guevara, Luz Machado, Juan Liscano, etc. La segunda oleada inmigratoria acarrea un nuevo aporte. Vicente de Amézaga, exiliado, vive en Argentina, Uruguay y finalmente en Venezuela, donde publica en los años 60 varias obras sobre la emigración vasca. Eugenio Imaz, filósofo donostiarra, llegó a Venezuela en 1940 y murió en Veracruz en 1950. El catedrático navarro Juan David García Bacca llegó también ese año y ejerció la docencia en la Universidad Central de Caracas. En la de los Andes(Mérida) ejerció Félix Gaubeca por esos años. Ricardo de Maguregui fundó y dirigió la Escuela Náutica de Venezuela. Los hermanos Miangolarra fundaron y dirigieron prestigiosos colegios. El profesor de la Universidad Central de Caracas Mario Briceño Perozo ha estudiado la presencia vasca en la república; es autor de Magisterio y ejemplo de un vasco del siglo XVIII (1965) y un estudio sobre la Academia Errante (1983). Rafael Mª Urrecheaga (1826-1907). Dr. José Maria Bengoa uno de los médicos vascos mas insignes que vivió y desarrolló parte de su carrera en Venezuela, dedicados al área de la nutrición en las poblaciones más necesitadas.
El hermano Pablo Mandazain (H. Ginés) fundó la Sociedad de Ciencias Naturales La Salle. En lengua castellana hay que citar a José y Mariano Estornés Lasa, Pelay Orozco, Luis Ruiz de Aguirre, Martín Ugalde, Iñaki Urreztieta, Jesús Basañez, José Mª Burgaña, Pedro Mª de Urruticoechea, Luis de Aranguren, etc.En lengua vasca nos conformamos con citar a Andima de Ibiñagabeitia, Toribio Echeberria, Jon Oñatibia, Andoni Arocena, Gotzon Egaña, Francisco Atucha, Jesús Mª de Sasía, Luis Mª de Arrizabalaga, Polixene de Trabudua, Jon de Urresti. En lo tocante a las artes plásticas y arquitectura, al pintor Arturo Michelena(s. XIX) hay que añadir Isaac Díaz de Ibarrondo, Eusebio Azpiazu, Cesar Hombrados Oñatibia (donostiarra, autor del Via Crucis de la iglesia de Santa Eduvigis, el mural de la iglesia del Espíritu Santo de Mosen Sol y la vida de Jesucristo y San Francisco de Asís en la iglesia de Chiquinquirá en la Florida), Luciano Quintana, Andoni Arocena, José Ulibarrena, Eloy Erentxun, Vicente Arnoriega, etc. y los arquitectos Lander Quintana o Isidro Monzón. Concluyamos con el organista Alejandro Valdés Goicoechea, el pianista Jesús Gallastegui, el músico Aitor Garrayola y el cantante Koldo Garmendia.

Eusko Etxea de Caracas

En la actualidad es el Centro Vasco más populoso (600 familias, predominando vizcainos y alaveses) y uno de los más importantes del mundo. Construido en el barrio El Paraíso sobre una parcela de 10.000 m² e inaugurado en la primera quincena de marzo de 1950 bajo la presidencia del lendakari José Antonio de Agirre, acompañado por Joseba de Rezola y Jesús de Galíndez. Es un edificio inspirado en el modelo caserío palaciano, de dos plantas, bar, sala de reuniones, biblioteca, despachos, restaurante, ikastola, piscina y frontón de 45 m. de largo.
Vascos importantes nacidos en Venezuela

Iñaki Mirena Anasagasti Olabeaga, nació el 16 de noviembre de 1947 en Cumaná, Venezuela, donde su familia, nacionalista vasca (su padre era militante del PNV), se había exiliado tras la Guerra Civil Española (su madre llegó a Venezuela en 1945).Es un político español perteneciente al Partido Nacionalista Vasco.

Fernando Amorebieta Mardaras, nació en Cantaura, estado Anzoátegui, Venezuela, 29 de marzo de 1986 , es un futbolista hispano-venezolano, internacional absoluto con Venezuela. Juega de defensa y su actual equipo es el Athletic Club de la Primera División de España.

Mikel Erentxun Acosta nació en Caracas, Venezuela, 23 de febrero de 1965 , es un cantante de rock y músico español, nacido en Caracas (Venezuela) y afincado en San Sebastián. Vocalista de Duncan Dhu junto a Diego Vasallo, además arquitecto
.
Unai Etxebarria Arana es un ex ciclista nacido el 21 de noviembre de 1972, nació en la localidad venezolana de Caracas pero que desde la infancia reside en el País Vasco (España), poseyendo tanto la nacionalidad española como la venezolana.