...EN ELLA ENCONTRARAS LA HISTORIA DE UNA CIUDAD EN INVESTIGACIONES PROFESIONALES Y MINUCIOSAS REALIZADAS POR SU CREADOR LIC. ANTONIO J. SALDIVIA LANDAETA

jueves, 21 de febrero de 2013

La campaña Admirable, Gral. Jose Trinidad Moran y El Tocuyo


      Después de haber coronado con éxito la campaña del Magdalena con la batalla de Mompox, Bolívar emprendió la campaña para liberar el valle de Cúcuta, obligado por las siguientes circunstancias:
 En primer lugar, el firme propósito de invadir a Venezuela para liberarla del yugo opresor, aprovechando el prestigio ganado ante el congreso unitario de la Nueva Granada, para conseguir armas hombres y pertrechos para su empresa; 
en segundo lugar, contener una fuerza realista, que se movía desde el interior de Venezuela hacia la frontera al mando del comandante Ramón Correa, cumpliendo ordenes de Monteverde, para reconquistar a la Nueva Granada. Castillo, comandante militar de Pamplona, pidió auxilio a Bolívar que estaba en Ocaña; Bolívar emprendió la marcha de Ocaña hacia Cúcuta con una fuerza expedicionaria de 400 hombres.

 Esta segunda campaña culmina también exitosamente con la batalla de Cúcuta donde las fuerzas de Bolívar unidas a las de Castillo derrotan al ejercito realista de Correa, y echan por tierra su proyecto de penetrar a la Nueva Granada desde territorio de Venezuela. Resultados tan positivos, logrados con tal rapidez, causan un entusiasmo delirante en el publico Neogranadino, y promueven también las recompensas del gobierno para este oficial Venezolano; Camilo Torres que ya era un fervoroso admirador de los talentos de Bolívar, en su carácter de presidente del congreso Neogranadino, le confió a este, el titulo de ciudadano de la nueva Granada, el grado militar de brigadier, equivalente al de general de brigada, y el cargo de jefe de la guarnición de Cúcuta.

Después del triunfo de Cúcuta Bolívar había lanzado la consigna de iniciar una tercera campaña que empezaría en esa zona fronteriza y debería concluir en Venezuela. Era el propósito fundamental de toda la actividad desplegada en Nueva Granada, desde que llego de Curazao a las playas de Cartagena; el había ido al vecino país, para conseguir la ayuda necesaria para la empresa de libertar a Venezuela. A todas estas Bolívar luchaba contra múltiples inconvenientes para realizar su plan de invasión a Venezuela, fundamentalmente por la labor de “zapa” realizada por los oficiales Neogranadinos Castillo y Francisco de Paula Santander, dirigida a sabotear la marcha del libertador a Venezuela;
 La pugna entre Bolívar y Castillo, detuvo durante dos meses y medio el plan de Bolívar de avanzar sobre territorio Venezolano; tanto Bolívar como Castillo trataban de convencer de la conveniencia o inconveniencia del plan, cada cual por su lado a los tres gobiernos que existían en Nueva Granada: el de Cartagena que presidía Rodríguez Torices; el de Cundinamarca que presidía Nariño y el de provincias unidas que residía en Tunja, que presidía Camilo Torres; al final de cuentas Bolívar consiguió el apoyo de Camilo Torres y de Nariño, fue así como el 7 de Mayo de 1.813 llego la autorización del congreso Neogranadino, para dar inicio a la campaña propuesta por Bolívar, pero con la imposición de una serie de condiciones limitadoras para la acción, como por ejemplo que la invasión quedaba circunscrita a los territorios fronterizos de Mérida y Trujillo, y aun dentro de esa zona cada avance debería ser aprobado por el consejo de guerra, y para proseguir mas allá de los limites señalados, Bolívar debería pedir autorización al congreso de Tunja. Bolívar dejo de discutir,; aquellas instrucciones hacían imposible la campaña, se las metió en el bolsillo y procedió a dar marcha a su plan. Castillo acepto el cargo de segundo jefe de la expedición para evitar que Bolívar actuara solo, sin embargo su permanencia en el ejercito no duro mucho ya que luego de haberse negado a proseguir la marcha mas allá de la Grita, hizo una reunión con el consejo de guerra en Tariba, tal como figuraba en las condiciones impuestas, se retiro del ejercito y regreso a la Nueva Granada, seguido de varios oficiales Neogranadinos. Al poco tiempo de este acontecimiento, apareció en escena, con los mismos propósitos obstruccionistas el joven oficial Francisco de Paula Santander, quien también como Castillo se negó a seguir mas allá de la Grita, aduciendo cumplir ordenes de Castillo, Bolívar en un enfrentamiento con el oficial disidente (según el historiador Waldo Frank) le dijo textualmente” teniente, antes de que termine el día, tendré que fusilarlo a UD. a o UD. me fusila a mi)”

El oficial Neogranadino se callo, y resolvió el dilema marchando en pos de Castillo a Cúcuta; el 17 de Mayo de 1813 salio Bolívar de la Grita, rumbo a Mérida, en plena campaña admirable.
   La fuerza era pequeña pero compacta formada por hombres seleccionados y resueltos: Bolívar actuaba como jefe único, el venezolano Rafael Urdaneta figuraba como jefe del estado mayor, el Neogranadino Atanasio Girardot mandaba la vanguardia,y la retaguardia se había confiado al Caraqueño José Félix Ribas; “ El ejercito de libertadores, al emprender la marcha, contaba solo con 500 hombres,1.400 fusiles y 4 cañones; pero su capitán poseía el sentido del momento histórico” (5) Bolívar llega a Mérida el 27 de Mayo de 1.830 no encontrando resistencia en la ciudad ya que el jefe realista Correa huyo despavorido de la ciudad antes de la llegada de Bolívar; fue aquí en Mérida donde Bolívar recibió por primera vez el titulo de libertador de la patria, ratificado mas tarde el 14 de Octubre de 1.813 por la Municipalidad de Caracas con propuesta de Dr. Cristóbal Mendoza gobernador de la provincia, confiriéndole el titulo de libertador de Venezuela. El 10 de Junio de 1.813. 

Salio el ejercito patriota de Mérida y el 14 del mismo mes llego a Trujillo, aquí dicto su famoso decreto de guerra a muerte; aunque muchos historiadores tildan de represivo el decreto de guerra a muerte, llegando algunos al extremo de calificarlo de limpieza étnica, debemos analizarlo en el contexto de la guerra, y tomando en cuenta importantes antecedentes en la guerra de independencia, indudablemente este decreto es una respuesta al sanguinario proceder de Monteverde en su persecución a todo el que tuviera la mas mínima sospecha de haber colaborado con la causa patriótica, incluso burlando los términos del armisticio acordado con Miranda, también es una respuesta a la decisión de Monteverde de anteponer a la liberal constitución de Cádiz, la” ley de la conquista en el trato de los Americanos insurrectos”, también es un amedrentamiento para los venezolanos que abrazaban la causa realista incluso sirviendo como combatientes en los ejércitos realistas, y por ultimo era una munición psicológica, valida en esta guerra, ya que la sola cercanía de los ejércitos patriotas, hacia cundir el pánico entre las tropas realistas, y en muchos casos abandonaban la ciudad antes de la llegada de los patriotas, entregándoles la plaza sin disparar un tiro. 

  El próximo objetivo de Bolívar fue Barinas, camino hacia este objetivo, Ribas apenas con 400 hombres destrozo en Niquitao una avanzada realista de 1.000 hombres al mando de Marti; ante este resultado, Tizcar quien comandaba la plaza de Barinas por parte de los realistas, desalojo la ciudad, lo que permitió a Bolívar ocupar esta localidad sin encontrar resistencia. encontrándose en Barinas Bolívar tuvo noticias de los triunfos alcanzados en oriente, bajo la dirección de Mariño, contra Zuazola La Hoz y el mismo Monteverde, esto le renovó el animo para seguir adelante; informado Bolívar de las posiciones realistas: en Barquisimeto el ejercito que mandaba Oberto; en Sn. Carlos, el comandado por Izquierdo; y en Valencia el propio Monteverde; opto por la arriesgada maniobra de dividir su ejercito en cuatro puntas de lanza, para asegurar la mayor rapidez en el avance, y así dispuso: Ribas con la vanguardia por la vía del Tocuyo, buscando a Oberto en Barquisimeto; Urdaneta marcharía hacia Araure y Bolívar con el resto hacia Guanare; Girardot desde la localidad de Nutrias, se movería hacia Sn. Carlos para unirse con los otros contingentes; todo se cumplió conforme a esta plan, trazado por Bolívar, y entre el 25 y 28 de Julio fueron llegando a Sn. Carlos los diversos cuerpos del ejercito patriota, para enfrentarse a las fuerzas de Izquierdo, pero este huyo despavorido al enterarse de la aplastante derrota de Oberto en Barquisimeto de manos de Ribas en la batalla de los Horcones.

Del 18 al 20 de julio de 1813, El Tocuyo fue asentamiento de apoyo a la Campaña Admirable y al ejército que desde Trujillo venía dirigido por José Félix Ribas, héroe de La Victoria, en su preparación al triunfo en la Batalla de Los Horcones, el 22 de ese mismo mes.

En 1914, procedente de San Carlos, el General Rafael Urdaneta se detuvo por algunos días en El Tocuyo, donde la columna de 1.000 hombres descansó, y para tener información de los pasos de Bolívar. En su campamento en El Molino supo Urdaneta de la derrota total de los patriotas, la rendición de Valencia, la evacuación de Caracas, la retirada del Libertador para Oriente. En estas circunstancias decide retirarse a Nueva Granada. Apunta Urdaneta en sus memorias que tres mujeres, vestidas de hombre, se metieron en las filas. “Éstas fueron Josefa Camejo, cuyo marido estaba allí (el prócer Juan Nepomuceno Briceño Méndez); la hermana de los capitanes Canelones y la mujer de un tal Valbuena, llamada Josefa Tinoco

 Prácticamente la campaña admirable se definió en la batalla de Taguanes donde Izquierdo espero a las tropas patriotas que se habían reunido en Sn Carlos; en taguanes las fuerzas elite realistas de Izquierdo fueron diezmadas por el ejercito patriota, en su avance arrollador, Monteverde que se encontraba en Valencia, se refugio en Pto. Cabello, dejándole el paso a Bolívar hacia la Ciudad de Caracas, donde entro triunfante, aclamado como libertador de Venezuela. Mientras Bolívar se acercaba a Caracas, cientos de Españoles y Canarios huían despavoridos hacia el puerto de la Guayra, ante el temor del decreto de guerra a muerta dictado por Bolívar en Trujillo, no obstante que en el armisticio acordado por Bolívar y el gobernador encargado de Caracas Antonio Fierro se garantizaba una amnistía general, pero como Fierro huyo antes de firmar el armisticio y Monteverde se negó a firmarlo, se creo la situación de inseguridad y pánico que causo la estampida de Españoles y Canarios. Bolívar entro triunfalmente a Caracas, fue aclamado libertador, y la patria gozo de una efímera liberación ya que en 1.814, Monteverde, apoyado en el sanguinario Boves, con un contingente de llaneros, volvió a la carga, y se ocasiono la perdida de la segunda republica, el éxodo a oriente, y épicos capítulos de nuestra guerra de liberación que contaremos en su oportunidad..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada