...EN ELLA ENCONTRARAS LA HISTORIA DE UNA CIUDAD EN INVESTIGACIONES PROFESIONALES Y MINUCIOSAS REALIZADAS POR SU CREADOR
LIC. ANTONIO J. SALDIVIA LANDAETA



martes, 9 de diciembre de 2014

Visiones sobre la muerte de Argimiro Gabaldón.

 Carlos Betancourt (Comandante Gerónimo)
Yo estaba presente con Argelia Laya, Rafael Elino Martínez, Carmelo Mendoza, Iván Daza, Cesar Augusto Ríos, yo me encontraba en ese momento en el área de seguridad de la reunión, cuando se escucho la detonación, corrimos hasta allí y el Comandante Argimiro estaba tumbado en el suelo con un tiro en el bazo.
Fue un disparo accidental que se le escapo al camarada Jesús Vetancourt llamado “Comandante Zapata” dirigente del MIR, después que se le hicieron las curas de emergencia se le llevo al Hospital mas cercano que estaba en El Tocuyo.
Las investigaciones que se hicieron ahí arrojaron la conclusión firmada por “Cheche Cortes quien era miembro del buro político del Partido Comunista, el era miembro de la FLN y firmo el acta de defunción en la que se hacía énfasis que era un accidente, surgieron muchas hipótesis de que lo habían mandado a matar y esa versión no es válida porque fuimos testigos.
Fíjate que Chucho que fue el responsable de esa muerte en ese momento estaba sorprendido y desmoralizado y lloraba, a mi me ordena la comandancia que lo desarme por la relación de confianza que yo tenía con él y por ser camaradas del mismo partido.
Cuando lo desarmo sin que el opusiera ninguna resistencia estaba bastante confundido sin dar crédito a lo que había ocurrido, durante varias noches estuve al lado de ese hombre protegiéndolo para evitar que tomara alguna acción suicida por el remordimiento tan grande que tenía, luego fue enviado a China.
Ese accidente fue fatal para nosotros por dos razones, primero porque el camarada Argimiro Gabaldón era un verdadero comandante guerrillero, combatiente muy querido por la gente, de verdad los campesinos querían y admiraban mucho a “Chimiro”. En lo personal, yo sentía un gran respeto por él por varias razones, a pesar que yo era militante del MIR y el era del PCV, la actitud de Argimiro en esa época era algo muy particular, porque donde nos encontrábamos en esos momentos era una de las pocas zonas de Venezuela donde se daba la unidad concreta entre ambos partidos

Pavel Rondón (Comandante Torcuato)
Nos encontrábamos en El Hato, la Comandancia General del Frente “Simón Bolívar” estábamos sentados en círculo, en una discusión político-militar muy especial, había un árbol en el centro y a mi derecha estaba Betancourt manipulando un M-2, un momento que Argimiro se puso de píe, estaba repartiendo caramelos, Vetancourt, puso el fusil, él no le disparo yo vi cuando él lo puso entre sus piernas y se le disparo la bala y le dio de frente y tuvo un recorrido por varios órganos vitales y salió por la parte de arriba de la espalda.
Eso fue al mediodía del 13 de Diciembre de 1964. En ese momento corrí hasta casa de Benigna a buscar alcohol, no había y le pusimos limón, le pusimos anticoagulantes, recurrimos a todas las medidas de emergencia, vista las circunstancias se preparo inmediatamente su traslado, buscamos la camioneta “Willie” de Rafael García, el nos la presto, bajamos en hombres al Comandante, nos llevamos a Carmelo Mendoza, Argimiro fue rasurado mientras se le hacían los primeros auxilios, la camioneta se accidento varias veces y tuvimos que empujarla.
Pasamos la alcabala frente a la bifurcación de El Molino, Carmelo iba manejando y el cabo de guardia le hizo señas para que siguiera, Argimiro se le estaban durmiendo las manos, no había duda de que era falta de sangre, llegamos a la casa de Ramulfo Peralta y buscamos a los médicos que teníamos entre los que estaban Félix Palencia y Valenzuela, pero había una corrida de toros en Valencia y ellos estaban allá.
Recorrimos todo el pueblo la esposa de Valenzuela, hermana de Olguita y con René fuimos a buscar sangre.
Yuvirí estaba en la puerta con el novio avisándonos porque muy cerca estaba la casa del Prefecto y puso la música de un mosaico de la Billo Caracas a todo volumen para que no se oyeran los quejidos de Argimiro que estaba muy mal y la sangre le salía profusamente. Conseguimos todos los recursos, pero no había medico para intervenir y optamos por llevarlo al hospital, era ya de noche.
Carmelo y yo esperamos que llegara un camillero, cuando vimos que lo entraron al hospital, nos dividimos.
Yo agarre una bicicleta de la farmacia que esta en La Lisandro Alvarado y fui a casa de los De Paz. Reconozco la solidaridad en El Tocuyo, no abstante la brutal represión que había en la zona por el Teatro de Operaciones.
Yo estaba al lado de Vetancourt, yo si reconozco que el era un indisciplinado, no cumplia con las técnicas, yo siempre le decía que el arma no se podía tener cargada todo el tiempo porque es un riesgo, el siempre cargaba el arma montada, hay cosas que se han conocido a posteriori, pero yo no tengo ningún elemento para decir que fue intencional lo del tiro, si hubiese habido alguna duda de parte de nosotros se le hubiera sometido a un juicio pero no la hubo, esos cuentos posteriori son muy difíciles de creer.

Habla Félix Palencia el médico de la Fal
Ese día estaba yo efectivamente en una corrida de toros en Valencia, llegue a El Tocuyo como a las 12 de la noche y me entere que habían traído a Argimiro herido a eso de las 7 pm, la idea era que lo llevaran a mi casa donde yo tenia el consultorio.
Lo trajo Carmelo Mendoza (Un experto en explosivos que venía del Vietnam) junto a Pavel Rondón, la Sra. Benigna, pero en vista de la gravedad del caso y yo no encontrarme lo llevaron al Hospital y ahí gritaron – aquí dejamos un herido – y se fueron corriendo.
Cuando yo llegue de Valencia Argimiro ya estaba muerto, yo fui al hospital al día siguiente, nadie sabía quién era el muerto, el que lo reconoció fue el Dr. Alirio Giménez, cuando se supo que era Argimiro apareció toda la Inteligencia Militar y rodearon todo eso.
Lo cierto es que la gente de la guerrilla perdió mucho tiempo con Argimiro, se volvieron locos y tardaron mucho tiempo, si lo hubieran traído con tiempo aquí y de aquí a Barquisimeto se hubiera salvado, pero duraron casi 8 horas para que se le pudiera prestar auxilio, los del DIM se lo llevaron a Barquisimeto y le hicieron la autopsia. Por cierto en el Hospital de El Tocuyo hasta le robaron el reloj de Argimiro.

José Díaz (El Gavilán)
El hijo mío fue el que vino a traer a Argimiro al Hospital de El Tocuyo, para mi, José Díaz, lo mato un gran amigo, un tiro accidental y las razones ¿Cuáles son? Nosotros teníamos establecido que ningún guerrillero podía cargar balas en la recamara, salvo en horas de combate, pero en caminatas o desplazamientos no, una caída, una imprudencia, un susto, peligra la organización, no se podía hacer eso.
En ninguna reunión se podía tener proyectiles en la recamara porque si se presenta una discusión acalorada pudiese haber un muerto.
En esa casa donde se reunieron, Gabaldón no se podía sentar alto porque era operado de hemorroides y el se sentaba bajito y cruzaba las piernas.
Zapata que es el autor del tiro, ellos se conocían de muchos años y fueron grandes amigos, pero Zapata estaba dando demostraciones de que no era un hombre leal, otro error de las guerrillas, nosotros habíamos denunciado a este hombre que pregunta tanto, éste es un hombre que quiere saber todo, caramba. ¿Por qué?
El era primo hermano de uno de los jefes del Comando Anti-guerrillero de El Tocuyo, (TO-3) Camilo Vetancourt, según Pablo Medina que estaba recién bajado de los Humocaros, se encontraba en Barquisimeto, dijo que Chucho es sospechoso porque el se había reunido dos veces con el Jefe de la 3ra. División sin informar a la Comandancia Guerrillera.
Comenta Pablo Medina que la muerte de Argimiro es inscribe en todas las muertes que han ocurrido en América Latina, era una leyenda, un hombre de nombradía popular, era un hombre peligroso para el sistema.

Habla el Comandante Douglas Bravo
Nosotros en la FALN hicimos un esfuerzo para saber lo que realmente le sucedió a Argimiro, entrevistamos a muchos compañeros que estuvieron allí, parte de los hombres que lo conocieron a él y anduvieron con él, como Tirso Meléndez, Freddy Carques, mas un grupo de la guerrilla que en el momento de la división del PCV, cuando los expulsan se vienen del Simón Bolívar para nosotros, para la FALN y es cuando se funda el PRV.
La tendencia es un hecho casual, provocado por la limpieza de un M-2 al lado de Argimiro y que los dos estaban sentados en un árbol y al disparársele el arma le da por un costado, que no le toco el corazón, pero si tuvo un gran derramamiento de sangre que es lo que le provoca la muerte.
Surge la interpretación que algo pudo haber ocurrido porque no es posible limpiar un M-2 con el proyectil en la recamara, cuando lo primero que se hace es sacarle la cacerina y el proyectil que está en la recamara.
Como ves, nosotros no pudimos tener una versión exacta, rigurosa sino dos interpretaciones.
Teníamos preparada una reunión para dentro de pocos días donde iban a estar Luben, Lunar Márquez, el flaco Prada, Fabricio Ojeda y Yo, hombres que después fundarían el PRV, Argimiro ya era uno de los fundadores de ese pensamiento junto a Fabricio.
Argimiro venía de militar en el Partido Comunista y era un intelectual revolucionario, un poeta un hombre de pensamiento elevado y es uno de los primeros que entra en contradicción con la dirección del PC que frenó y paralizo la guerra, al igual que hacia nosotros, hacia Argimiro había una gran desconfianza de parte del PC. Argimiro había dado muchos aportes y él había sido marginado en el PCV aunque no expulsado.
Antes de morir Argimiro se había planteado la polémica en el PCV, por eso propusimos una reunión en Lara, yo salía de Falcón y la gente del Llano y de Caracas nos íbamos a encontrar en el “Frente Simón Bolívar”.

Habla Jesús María Rodríguez
Ellos tenían una reunión en Los Bucares de la Yerbabuena en El Hato, cuando yo llego Argimiro se alegra porque yo era su hombre de confianza en el pueblo, en ese momento está Zapata conversando por allí, le llegan y le entregan el M-2 que él se lo había prestado a una comisión que salió y necesitaban un arma y entonces él le había prestado su arma, en ese momento se lo devolvieron, él le saca la cacerina, lo pone en una piedrita y se pone a limpiar el fusil.
Estábamos unos pa´lla y pa¨ca porque habían parado la reunión, Argimiro viene a saludarme, me saluda y va pasando detrás mío y suena un disparo, el carajo estaba limpiando el arma y se le fue un tiro, cae Argimiro a los pies míos, pero por detrás y en eso dicen – Revisen a ver donde fue la vaina – entonces se enderezo, él se puso pálido – aquí es la vaina – dijo – en el suéter – donde le entro el plomo por este lado y le salió por un lado de la columna, yo me miraba por todos lados porque yo creía que me habían perforado a mi también, salimos a buscar un carro a mi me mandaron al Almorzadero, pa¨la carretera.
Eso fue al mediodía y a el lo sacaron en la tarde, en la mañana del día siguiente se oye la noticia.
Eso para nosotros fue como si se hubiera acabado el mundo. Eso fue muy bravo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada