...EN ELLA ENCONTRARAS LA HISTORIA DE UNA CIUDAD EN INVESTIGACIONES PROFESIONALES Y MINUCIOSAS REALIZADAS POR SU CREADOR
LIC. ANTONIO J. SALDIVIA LANDAETA



miércoles, 28 de septiembre de 2016

El Hotel "PEREZ CORREA" en Barquisimeto propiedad de DON ANTONIO PEREZ CORREA

   
Sr Antonio Pérez Correa

     Antonio Pérez Correa nació en Naguanagua el 13 de marzo de 1873. Hijo de Antonio Pérez Melo y Felicia Correa. Su familia tenía un parentesco con Hermógenes López, hacendado de Naguanagua, General de la Guerra Federal, encargado de la Presidencia de la República en el período 1887-1888, en uno de los viajes del Presidente Guzmán Blanco a Europa.
Antonio estudió en el Seminario en Valencia, bajo la tutela de Monseñor Nicolás Navarro.
    En 1898 se alza en la Sierra de Carabobo el General José Manuel Hernández “El Mocho” en La Revolución de Queipa, iniciando una guerra de guerrillas contra el gobierno. Entonces los seminaristas se unen al bando popular de El Mocho. El 16 de abril de 1898 participan en la batalla de La Mata Carmelera, cerca de San Carlos, en Cojedes, donde se enfrentan al General Joaquín Crespo quién muere en la acción. Estuvo también en otras acciones guerreras, como la batalla de Alto de Uslar, en Tocuyito.

      Mercedes Simancas de Pérez Correa, nació el 21 de marzo de 1873. Era hija del general y hacendado godo Francisco Antonio Simancas y de Rafaela Monagas, quienes tuvieron además otra hija, “Pancha”.
Rafaela Monagas era nieta de Juan Antonio Monagas, fundador de la rama del apellido en Valencia
Pancha a su vez se casó en Valencia con Francisco Oropesa Riera, pariente de los Oropeza de Carora, mucho más conocidos. Tuvieron una larga prole: Francisco, José Rafael, María de Lourdes, Carmen, Pedro y Jacinto.
 Mercedes tenía un habla llena de palabras y frases muy curiosas. Probablemente del castellano que aprendió en su infancia, en el siglo XIX. Decía mucho: “de veras?” cuando algo la sorprendía. Soltaba frases en francés como: “porta crayon d`or”. Sabía algo de piano, recuerdo que tocaba el “Torna a Sorrento”. Decía que en su tiempo las niñas no iban a la escuela. Lo que sabían lo aprendían en su casa.
Contaba que su casa fue saqueada cuando los conservadores vinieron buscando a su padre, quién entonces estaba con los azules. El general se escapó vestido de peón cargando en la espalda una brazada de “malojo” para los animales. Dicen que les pasó a los enemigos en las narices.
Antonio y Mercedes eventualmente se residenciaron en Barquisimeto donde fundaron el Hotel Pérez Correa, el cual llegó a ser un punto de referencia muy importante. Al Hotel llegaban los viajeros procedentes de Caracas y de los estados vecinos. Gente de Valencia, de San Felipe, de Acarigua, Carora, de viaje hacia diferentes partes de occidente del país.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada