...EN ELLA ENCONTRARAS LA HISTORIA DE UNA CIUDAD EN INVESTIGACIONES PROFESIONALES Y MINUCIOSAS REALIZADAS POR SU CREADOR
LIC. ANTONIO J. SALDIVIA LANDAETA



miércoles, 4 de junio de 2014

FELICE ...Un emigrante Italiano que viajo en el vapor "Auriga" y su llegada a El Tocuyo

 Felice DiGilio, conocido popularmente como "FELICHE" es un comerciante italiano que llegó a esta ciudad el 30 de agosto de 1952. Dos años después del terremoto del 03 de agosto de 1950, sismo que destruyó a esta ciudad colonial.

Se embarca en Nápoles y después de 18 largos días de travesía, llega al Puerto de la Guaira a bordo de del vapor Auriga, junto a más de 1200 paisanos que llegaron a América con la esperanza de un futuro mejor. 
Deja en Bari a su esposa Nicolina y deja un mundo de recuerdos en su natal tierra.

Como todos los inmigrantes italianos se dedicaron a producir bienes y servicios, aquí fueron herreros, soldadores, carpinteros, barberos y constructores. Felice no escapó a esta inclinación y llega a El Tocuyo de la mano del constructor que estaba edificando la quinta de Augusto Anzola. Luego se va a Barquisimeto y trabaja en múltiple ocupaciones, trabaja en la compañía Deyca, una constructora que levantaba los puentes en los llanos de Portuguesa. Después trabaja en la construcción del hospital central de Barquisimeto y también labora como barbero en la barbería Roma de la avenida 20 de Barquisimeto, esta fue su primera profesión en su lejana tierra italiana.

Se viene a El Tocuyo y se traslada a Guarico, allí administra al restorán Cantinguara, que está ubicado cerca de la plaza Bolívar de esa población. Sus primeros clientes fueron unos paisanos que llegaron de Barquisimeto, le piden comida y Felice les dice que sólo tiene un hervido muy bueno de gallina criolla, por cierto esta le costó Bs. 2. Llevó tanta candela el hervido que casi se seca y solo le alcanzó para un servicio, quedó tan concentrado y sabroso que quieren repetir la consumición, con la mala suerte que se secó la olla y no había más. Dice Feliche, menos mal que sabía cocinar espaguetis y con ellos resolví la situación.
No es común en Venezuela el consumo de carne de caballo, en un accidente local atropellan a un caballo y este muere, el cura de la iglesia, un italiano de nombre Macario le dice a Feliche, amigo no podemos perder esa carne, ¿porque no cortamos un pierna y la preparas en tu restorán? Dicho y hecho, Feliche preparó la pierna en invito a las autoridades del pueblo a un almuerzo. Después del almuerzo y a la hora del brindis les pregunta a los comensales que como les pareció la carne, respondieron muy buena la ternera. La sorpresa fue cuando Feliche les dice que comieron carne de caballo, algunas caras se arrugaron, medio bravos, pero algunos de ellos dijeron, bueno no importa si la próxima vez también la prepara Feliche. Asunto resuelto.
Se radicó en El Tocuyo y administró la cantina del club Concordia, allí tiene que haber bregado con los guapos de la ciudad, Diógenes Suárez, Rafael Soto, Jesús Martínez, los hermanos París, los Peralta y los Benítez, entre otros. Compra la alcabala a Cristóbal Torres, la remodela y convierte este sitio en una atracción turística de la ciudad. Este centro fue luego adquirido por Maurito Padrón quien lo administró hasta su retirada a España.
Felice y su esposa Nicolina 

Sus conocimientos de carne los adquiere en esta ciudad, funda la carnicería el Mamón, importante centro expendedor de la carne, allí se relaciona con el pueblo en general. Es comentario general del pueblo, que la mejor carne la vende Feliche y es muy barata. Aunque no todo fue así de fácil en sus comienzos no sabía distinguir una falda de una muchacho y así por el estilo, pero aprendió también esta profesión.
Su esposa Nicolina lo acompaña en toda esta vida y orgullosa dice: tenemos 4 hijos, dos varones y dos hembras y todos nacieron en el hospital de El Tocuyo. Somos abuelos de una gran cantidad nietos todos tocuyanos, según sus palabras.
Todos conocen a Feliche y saben de su gran corazón y la gran solidaridad que siempre lo ha animado. Estos son algunos ejemplos que recuerda Feliche con mucho orgullo:
Surtió de carne al JARDIN DE INFANCIA, por más de 1 año, en un momento de crisis de este centro educativo. Los directivos en un acto de reconocimiento lo nombran padrino de una promoción, recuerda Feliche con orgullo que hace poco tiempo y después de tantos años llegó un ciudadano y le dice bendición padrino, Feliche pegunta ¿y porque?, el ciudadano responde Ud., fue mi padrino en el Jardín de Infancia. Naguará dice Feliche, como buen tocuyano.

Igualmente por más de 1 año ayudó al Asilo San Antonio con huesos y carne para los viejitos que allí viven. Las monjas cada vez que lo veían le decían, Feliche son muchas las bendiciones y rezos que todos los días le dedicamos. Dice Feliche, yo creo que ya tengo bastantes rezos adelantados.
Son tantas las obras sociales que realizó en la ciudad; es nombrado padrino de una promoción en la escuela República Dominicana, le hizo un regalo a cada uno de los 40 integrantes, es invitado al acto y recibió tantos aplausos que Feliche pregunta, ¿a quien aplauden? Los maestros le dicen a Ud. Feliche, se atragantó del susto y le costó mucho decir algunas palabras en el acto.
Quizás muchas personas no saben que fue uno de los principales promotores de la TV en El Tocuyo. Junto a Isabelino Rodríguez y Angelito Padrón patrocinaron la compra de una antena repetidora en Quíbor, esta fue ubicada en el cerro la antena, de esa manera los tocuyanos pudimos disfrutar el mundial de fútbol España 82, llegó la señal de RCTV y todos gozamos ese mundial que para suerte de Feliche Italia quedó campeón y Paolo Rossi fue el mejor goleador del torneo con 6 tantos.
Fue proveedor por más de 35 años de la Fuerzas Armadas Nacionales, guarda como un tesoro los reconocimientos recibidos.

Por coincidencias de la vida, compra la casa de Augusto Anzola, casa que ayudó a construir y la transforma en el primer centro comercial y de oficinas de la ciudad, allí nace el centro Comercial Franca.

Autor ; Prof. Gustavo R. Guzmán

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada