...EN ELLA ENCONTRARAS LA HISTORIA DE UNA CIUDAD EN INVESTIGACIONES PROFESIONALES Y MINUCIOSAS REALIZADAS POR SU CREADOR
LIC. ANTONIO J. SALDIVIA LANDAETA



jueves, 13 de octubre de 2016

CURSO DE TECNICAS DE EXCAVCION ARQUEOLOGICA Y LA ESTRATIGRAFIA (PARTE I!) Estrategias de excavación


Estrategias de excavación


       La primera estrategia consistía simplemente en un agujero, del que se sacaba, sin más, la tierra, con el fin de obtener los objetos de valor fuera de lo común que había enterrados. Los buscadores de tesoros todavía emplean este método, el cual destruye los yacimientos arqueológicos, ya que normalmente el agujero se convierte en una trinchera, tal como lo describe Worsaae (1849, p. 153):
Si el túmulo presenta la forma cónica usual, lo mejor será practicar un corte de sureste a noroeste, y hacer una trinchera de dos metros y medio de ancho, por la cual, en posteriores investigaciones más completas, se podrá trazar otra intersección similar de suroeste a noreste. Con frecuencia esto es suficiente para excavar el túmulo desde arriba realizando una gran cavidad hasta el fondo del montículo .. . ya que es en el centro de su base donde están situadas normalmente las tumbas más importantes.

Worsaae también apuntó que se podía hacer una trinchera desde el extremo sureste del túmulo hasta la cavidad central para facilitar la extracción de la tierra (fig. 3). A finales del siglo XIX, Pitt-Rivers y otros excavadores trabajaban en la excavación global de algunos yacimientos. Pitt-Rivers aplicó la estrategia de sección en yacimientos con terraplenes y fosos de delimitación. Según este método, se practicaba un corte en el terraplén y en el foso y se excavaba totalmente hasta el subsuelo natural (Thompson, 1977, pp. 53-54). Pitt-Rivers y la mayoría de excavadores que le precedieron, excavaron sus yacimientos con el proceso arbitrario, sin prestar demasiada atención al relieve natural de la estratificación arqueológica, pero su método fue, quizás, un poco más sistemático que el de sus predecesores.
En el examen de los fosos de los campos y de los túmulos ... el proceso apropiado es, primeramente, arrancar la maleza de toda el área que se pretende excavar y, a continuación, empezar a rebajar desde arriba con la azada; así, la cerámica y las reliquias de la parte superior se obtienen y registran antes de que la azada llegue a lo más profundo, de manera que no se cometerá ningún error por lo que respecta a la profundidad de los objetos (Pitt-Rivers, 1898, p. 26).
Está claro, según esta afirmación, que el proceso arbitrario está encaminado principalmente a la recuperación de los artefactos y de la posición en que se hallan, siendo los detalles estratigráficos de interés secundario. En Europa, en 1916, A. E. van Giffen (1930) inventó otro tipo de estrategia de excavación, el método del cuadrante (fig. 3). Según esta estrategia, el yacimiento se dividía en segmentos que eran excavados de manera alterna. El método permitía a los excavadores obtener perfiles o secciones de la estratificación del yacimiento. Estos perfiles se tomaban de los muros o testigos de tierra sin excavar entre cada uno de los segmentos del cuadrante. Dentro de éstos, es posible que Van Giffen, de forma ocasional, excavase estratigráficamente, pero en trabajos posteriores, ciertamente, utilizó el proceso arbitrario (Van Giffen, 1941). Algunos años más tarde, Mortimer Wheeler excavó túmulos con el método de la franja (Atkinson, 1946, p. 58), aunque quedaba claro que practicaba la excavación arbitraria:


      Se establecen dos líneas paralelas de estacas en los ángulos derechos hasta el final de uno de los ejes del túmulo. A las estacas de cada línea se les da el mismo número. Trabajando entre estas dos líneas de puntos topográficos, los excavadores procedieron a retirar la tierra estaca por estaca, coincidiendo cada uno, si es posible, con el intervalo entre dos pares de estacas (Dunning y Wheeler, 1931, p. 193).

     El método de la franja y la excavación arbitraria fueron sustituidos por la excavación estratigráfica y el sistema de cuadrícula (fig. 4A) durante los trabajos llevados a cabo en la década de los treinta en el yacimiento de Maiden Castle. El método de la cuadrícula de Wheeler es una estrategia por la cual un yacimiento se excava según una serie de pequeños agujeros cuadrados (fig. 4A), entre los que se dejan paredes o testigos de tierra que conservan el perfil estratigráfico de las diferentes áreas del yacimiento. Tal como se concibió originalmente, el sistema de cuadrícula era un tipo de excavación en área, ya que los testigos se iban excavando a medida que la excavación alcanzaba la superficie de un gran período del yacimiento (Wheeler, 1955, p. 109; 1937, lámina LXVII). Además, Wheeler veía en el método una manera de controlar tanto la excavación como el registro, ya que el área de cada responsable quedaba claramente delimitada (Wheeler, 1954, p. 67). Desde los años sesenta, la estrategia del área abierta se ha ido generalizando cada vez más (Barker, 1977). Algunos precedentes de la estrategia del área abierta se remontan al trabajo de Pitt-Rivers. En realidad, difiere poco del sistema de cuadrícula de la excavación en área en la que se empieza desde el principio excavando el área entera, sin la interrupción de los testigos intermedios. En la práctica, muchos excavadores de área abierta conservan testigos como si se tratase del sistema de cuadrícula (fig. 4B). Otros excavadores han adoptado el concepto que Barker llama sección acumulativa, la cual hace innecesarios los testigos (fig. 4C). Con la excepción del método de la franja, hoy día se utilizan las estrategias de sección, del cuadrante, de la cuadrícula y del área abierta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada